Cuando el ejercicio físico se vuelve perjudicial para la salud

"El ejercicio puede ser perjudicial, básicamente, si la persona supera sus posibilidades", explica un especialista.

Los benecios de la práctica deportiva son múltiples y muy conocidos. Entre los más conocidos, destacan que mejora la forma y la resistencia físicas, regula la presión arterial, incrementa o mantiene la densidad ósea o que ayuda a mantener el peso corporal. Sin embargo, hay determinados supuestos en los que puede volverse perjudicial.    

 

"Como todo, el ejercicio físico puede convertirse en perjudicial en cualquier persona", confirma en una entrevista el presidente de la Sociedad Española de Medicina del Deporte (SEMED-FEMEDE), el doctor Pedro Manonelles.    

 

El doctor Manonelles alude, fundamentalmente, a la superación de las posibilidades de la persona en cuestión cuando se refiere al posible efecto perjudicial del deporte. "El ejercicio puede ser perjudicial, básicamente, si la persona supera sus posibilidades", especifica el también director de la Cátedra Internacional de Medicina del Deporte de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM).

 

Es decir, si la persona "practica actividad física muy intensamente, durante mucho tiempo seguido en cada sesión" o "no realiza los descansos adecuados", continúa el experto, que no se olvida de mencionar el posible perjuicio del deporte "personas que tienen enfermedades o problemas físicos, como sucede en el sobrepeso y obesidad, artrosis o problemas cardíacos". Ellos "deben ser especialmente cuidadosos", avisa el experto.

 

Por otra parte, el doctor Manonelles también se ocupa de recordar que el ejercicio físico puede convertirse en perjudicial "en situaciones sin seguridad, por ejemplo: en una situación de calor y humedad elevada, en medios peligrosos como el agua o en la montaña".    

 

También si se realiza sin control. "Por ejemplo, en actividades de velocidad como el ciclismo o en situaciones que requieren protecciones especiales, como casco, chaleco salvavidas o botellas de oxígeno", completa el director de la Cátedra Internacional de Medicina del Deporte de la UCAM.   

 

Las posibles consecuencias negativas del deporte son de dos tipos, según el doctor Manonelles. Por un lado, el experto destaca "las lesiones del aparato locomotor por golpes, caídas o contusiones, que se maniestan en forma de esguinces, fracturas y lesiones musculares". Además, puede tener consecuencias médicas, "como infarto de miocardio, arritmia cardíaca o golpe de calor", continúa el experto.

 

CONSEJOS PARA REALIZAR DEPORTE DE MANERA SALUDABLE    

 

La Organización Mundial de la Salud recomienda que los adultos entre 18 y 64 años dediquen un mínimo de 150 minutos semanales a la práctica de actividad física aeróbica de intensidad moderada, 75 minutos de actividad aeróbica vigorosa cada semana o una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas.    

 

En este contexto, el doctor Manonelles proporciona una serie de pautas para realizar deporte de manera saludable. El primer consejo es la progresividad. "Ir de menos a más hasta alcanzar un nivel óptimo. Es decir, empezar con ejercicio suave con intensidad baja o moderada y con un tiempo limitado al principio, para ir incrementando la intensidad y el tiempo de entrenamiento de forma progresiva", explica el presidente de SEMED-FEMEDE.    

 

Por otra parte, el experto hace hincapié en recordar "la necesidad de un reconocimiento médico-deportivo, llevar una alimentación e hidratación adecuadas, reposo entre las fases del entrenamiento y reposo entre entrenamientos suciente para una buena adaptación, además de calentamiento y estiramientos".    

 

Por último, el doctor Manonelles considera "muy importante" la precaución y la utilización de protecciones o elementos necesarios en las situaciones de riesgo, como casco o chaleco.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: