Cuando el Duero se enfada en Tordesillas
Cyl dots mini

Cuando el Duero se enfada en Tordesillas

El agua, la tierra, el viento y el fuego son los cuatro jinetes que nunca debemos intentar cabalgar, sino respetarlos y no entrometerse en sus "decisiones", si no queremos lamentar el sopapo de su mano inmisericorde contra todo cuanto se menea.

Esta foto de finales de enero, primeros de febrero de 1948 la traigo a la memoria porque nos enseña cuando el año se mete en lluvias y deshielos rápidos se producen en un espacio de tiempo breve, entonces la crecida de los ríos es más que evidente. Por supuesto, el río Duero a su paso por Tordesillas ha dado a lo largo del tiempo buena prueba de ello.

 

Por eso bien está que todos, y sobre todo quienes están más afectados en caso de crecida, estemos preparados para el deshielo, sobre todo cuando éste puede generar más metros cúbicos de agua de los previstos en un corto espacio de tiempo.
 

La naturaleza es sabia. Ordena la vida y pide su espacio sobre todo cuando éste ha sido arrebatado por el egoísmo humano. Ahí están los ejemplos en la Comunidad de Valencia con construcciones fijadas en cauces de ríos secos que, cuando llegan las lluvias y el agua baja con toda su pujanza, no hay forma humana de detener su destrucción violenta.
 

El agua, la tierra, el viento y el fuego son los cuatro jinetes que nunca debemos intentar cabalgar, sino respetarlos y no entrometerse en sus "decisiones", si no queremos lamentar el sopapo de su mano inmisericorde contra todo cuanto se menea.
 

 

Lo que sí debemos hacer es prever las cosas, basándonos en la experiencia y en el estudio y no ser intrusivos por mucha capacidad de orgullo que tengamos. En fin. Siempre hay que estar preparados para el deshielo sin la cabeza hueca, que el pasado nos enseña el camino y siempre da su lección provechosa para el futuro, por eso nunca deben ser desdeñadas las enseñanzas del ayer.

Comentarios

Pepe 26/04/2021 18:34 #1
las aguas fluviales y el terreno circundante de respeto, se olvida muchas veces y cuando llegan los problmas, vienen las lamentos. Que se lo pregunten a quienes han construido en cauces de ríos secos en verano.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: