CSIF Valladolid lamenta la pérdida de unos 70 empleos públicos en la provincia

Imagen de archivo.

Entre enero de 2018 y enero de 2019, en la provincia de Valladolid, solo se creó empleo en la administración local y en la universidad, con 36 nuevos puestos entre ayuntamientos y Diputación, y 4 en la UVa.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) de Valladolid denuncia la pérdida de al menos 70 empleos públicos en un año, en la provincia, según los últimos datos del Boletín Estadístico del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas (Ministerio de Política Territorial y Función Pública), a fecha de enero de 2019. “Una pérdida que cuando se conozcan datos oficiales del año 2019, todavía serán peores”, prevé la presidenta provincial de CSIF de Valladolid, María José San Román.

 

Entre enero de 2018 y enero de 2019, en la provincia de Valladolid, solo se creó empleo en la administración local y en la universidad, con 36 nuevos puestos entre ayuntamientos y Diputación, y 4 en la UVa. Por el contrario, se han perdido al menos 110 empleos entre la administración autonómica y la estatal, según el mencionado Boletín Estadístico.

 

CSIF Valladolid lamenta que los empleados públicos de la provincia comienzan el nuevo año 2020 “insatisfechos, descontentos, desmotivados y desilusionados, con una pérdida significativa de casi cien puestos de trabajo”. María José San Román afirma que las mayores preocupaciones de los empleados públicos de Valladolid son la drástica reducción de las plantillas, la paralización del incremento salarial, el envejecimiento de las plantillas, la falta de negociación, la judicialización de las relaciones de puesto de trabajo, el estancamiento de la carrera profesional, el fracaso del concurso de traslados abierto y permanente de funcionarios de la Junta de Castilla y León, o el aumento de las agresiones por parte de los usuarios. “Esta es la situación laboral real, y es en la que trabajan día a día los trabajadores públicos de Valladolid, y del resto de Castilla y León, y para la que no ven mejoría a corto plazo. Ojalá esto cambie”, apunta San Román.

 

Asimismo, considera que hay que tener en cuenta que, “en la mayoría de los casos, el empleo público es un empleo vocacional, y es preocupante que un profesional con vocación llegue a la situación de descontento al que estamos actualmente”.

 

Más del 54% de los empleados públicos de Valladolid trabajan para la administración autonómica, que han visto como la Junta de Castilla y León ha incumplido el acuerdo alcanzado sobre la recuperación de la jornada de las 35 horas. En este sentido, San Román recuerda que los trabajadores del Ayuntamiento de Valladolid sí han recuperado la jornada de las 35 horas semanales, que el Consistorio negoció con los sindicatos en julio de 2018, inmediatamente después de firmarse, con el Gobierno central, el II Acuerdo de Mejoras del Empleo Público, alcanzado con el Gobierno en marzo de 2018.

 

Aunque la recuperación de las 35 horas haya sido la reivindicación más destacada durante el año 2019, son muchos los puntos de ese II Acuerdo de Mejora del Empleo público “que todavía no se han puesto en marcha y que no se han aplicado”, apunta San Román. Entre ellos, cabe destacar el estancamiento de la carrera profesional, o el incumplimiento de los objetivos de las tasas de reposición de empleo público.

 

Otra gran preocupación de los empleados públicos de Valladolid, en el arranque de 2020, es la congelación salarial, ya que la subida, acordada con el Gobierno en su día, está condicionada -porque así lo ha decidido el propio Gobierno en funciones- a la investidura del presidente y formación de un nuevo Gobierno.

 

“Estamos hablando de los bomberos, policías, médicos, agentes forestales, enfermeras, TCAEs o docentes, entre otros muchos empleados públicos, que atienden y mantienen los servicios públicos del país”, dice San Román, “que esperan que la administración central, autonómica y locales cumplan con los compromisos y las mejoras laborales pendientes en el 2020”.