Cyl dots mini

CSIF teme que el concurso de funcionarios traerá más precariedad y menos recursos a los centros educativos de Valladolid

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios en Valladolid alerta de que el concurso abierto y permanente de los funcionarios de la Junta va a provocar la “desbandada” de los auxiliares administrativos en los centros educativos, lo que agravará su falta de auxiliares.

“La falta endémica de personal administrativo ha llevado a la Junta a buscar medidas de flexibilidad, para intentar parchear esa carencia de administrativos en los centros educativos. Unas medidas que serán a coste cero para la Administración autonómica, pero a un coste muy alto para los trabajadores”, lamenta CSIF.

 

El sindicato independiente explica que, en este concurso, los auxiliares administrativos que opten a un puesto de trabajo en un centro educativo concursarán a ciegas; es decir, saben a qué puesto concursan, pero no saben en qué centro estará ese puesto, con lo que la motivación por cubrir esas plazas de auxiliares es nula.

 

Según CSIF, los criterios que suelen seguir los trabajadores para cambiar de puesto en un concurso, y que no suele implicar aumento de sueldo, son la cercanía a su domicilio o al centro infantil o colegio de los niños, entre otras circunstancias, que facilitan la conciliación de la vida familiar y ahorra costes (menos horas de guardería o gastos en transporte público o privado, entre otros.)

 

Pero la Junta, al no contratar los auxiliares administrativos que necesita en los centros educativos, y aplicar unas medidas de flexibilidad que le interesa para cubrir las demandas, está trasladando el coste a los trabajadores. Mariano Prieto, presidente del sector autonómico de Administración General de la Junta en CSIF, afirma que “con el concurso, no es que se asigne un puesto en un lugar concreto y, luego, por necesidades del servicio, se le ubique al auxiliar en otro sitio temporalmente. Directamente, en la solicitud que tienen que rellenar, los administrativos que participen en el concurso no saben dónde está la ubicación de su puesto”.

 

“La Junta trata a estos auxiliares como simples números, no como trabajadores que tienen unos problemas y unas circunstancias familiares y personales”, añade. “No olvidemos que son los puestos más bajos de la escala administrativa y, por tanto, con menores salarios; y se les aplica una medida de flexibilidad laboral que afectará de manera importante a su bolsillo”. Además, “su trabajo es fundamental para el funcionamiento de los centros, tememos que esta medida de flexibilidad conseguirá justamente lo contrario de lo que pretende”, asevera Mariano Prieto.

 

En Valladolid, este problema afecta a un centenar de auxiliares administrativos, unos 75 en la capital y el resto en la provincia. Existen otros puestos de auxiliares a los que se les puede encomendar distintos cometidos (80 en la capital de Valladolid), pero su movilidad funcional sólo se produce dentro del mismo edificio, no como ocurre con los auxiliares que trabajan en centros educativos, a los que la Junta aplica una flexibilidad y movilidad “intolerable”. Un problema que no solo se da en Valladolid, sino en todas las provincias de la Comunidad, principalmente en las capitales de provincia.