Cyl dots mini

CSIF niega una "actitud arbitraria" en los policías que practicaron un control de alcoholemia al asesor de Ciudadanos

La central sindical asegura que los agentes solo cumplieron con su obligación.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) defiende la profesionalidad y la imparcialidad de la Policía Local de Valladolid, “que actúa ajustada a derecho y con protocolos establecidos y definidos”, ante una insinuación de que unos agentes podrían haber actuado “con ánimo sospechoso” contra un policía nacional jubilado, solo por el hecho de ser militante de Ciudadanos, al exigirle una prueba de alcoholemia.

 

Tanto el propio afectado como su abogado han apuntado esa posibilidad, en el juicio rápido que se ha celebrado en el Juzgado de lo Penal número 4 de Valladolid, y que ha quedado para sentencia, en el que se acusaba al infractor de dos delitos: negarse a realizar el test de alcoholemia y conducir bajo los efectos del alcohol. El incidente se produjo el pasado 6 de febrero, cuando al acusado le paró una patrulla a la 1:30 horas de la madrugada en una calle de la ciudad. Se da la circunstancia de que esta persona ya tiene dos antecedentes de positivo por alcoholemia, el último en 2016.

 

CSIF rechaza cualquier "actitud arbitraria" de los agentes locales en este suceso, asegurando que cumplieron con su obligación, recordando que siempre que se comete una infracción el conductor podrá ser sometido a pruebas de alcoholemia, “independientemente de quien sea”. Se da la circunstancia de que la persona juzgada se presentó recientemente como asesor de seguridad de Ciudadanos, en una visita formal de una responsable de Ciudadanos a la comisaría de Delicias, y formó parte de las listas municipales de 2015 de esa formación política.

 

Los policías locales han explicado que pararon a la persona juzgada por evidenciar muestras de conducir bajo los efectos del alcohol, y que se negó a colaborar con los agentes, a pesar de las advertencias de que iba a ser denunciado.