CSIF denuncia que en la residencia de La Rubia no se cumplen los protocolos anti coronavirus
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

CSIF denuncia que en la residencia de La Rubia no se cumplen los protocolos anti coronavirus

La organización denuncia que las instalaciones sufren un "desbordamiento" de casos.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) denunció eeste sábado el incumplimiento de los protocolos de prevención, frente a la Covid-19, en la residencia asistida de personas mayores ‘La rubia’ de Valladolid, que en este momento tiene más de 39 positivos y un centenar de residentes en aislamiento. CSIF recalca que, “si bien es muy difícil estar libres de contagios en estos momentos, se debe extremar la precaución para evitar la expansión de la infección en residentes y trabajadores”. Los trabajadores están "preocupados por las condiciones en las que están llevando a cabo su trabajo diario", criticaron.

 

Durante los últimos meses, en esta residencia ‘La rubia’, que depende de la Junta de Castilla y León, se han implantado medidas como el aislamiento por plantas, para que tanto los residentes como los trabajadores de unas no puedan tener contacto con residentes y trabajadores de otras. “Pero, lamentablemente, esto, ahora mismo, se está incumpliendo”, indica CSIF. 

 

La realidad es que las plantas aisladas para residentes con COVID, afirmaron desde la organización, están llenas, “lo que ha llevado a un desbordamiento, y que ahora no pueda decirse que haya una ‘zona Covid’ y otra ‘zona limpia’”. Además, aunque los ascensores han sido utilizados e identificados para ‘uso limpio’ y ‘COVID’, actualmente, aseguraron desde CISIF, "se utilizan indistintamente e incluso se traslada la comida en su interior. Además, la ropa se traslada a la lavandería sin separar según sea posiblemente contaminada o no".

 

En este contexto, el sindicato independiente reclama más personal porque las bajas "van aumentando", por lo que el número de trabajadores es cada vez menor para la atención de 235 residentes, que en estas circunstancias "necesitan una atención y cuidados especiales". En estos momentos, hay de baja seis auxiliares de enfermería, dos enfermeras y una gobernanta. Además, un médico está en aislamiento. Unas cifras que no tienen en cuenta el personal de servicios y mantenimiento. La consecuencia de esa falta de personal es que "los trabajadores cambian de una planta a otra, rompiendo el teórico aislamiento, tan necesario", denuncia.

 

CSIF recuerda que “hace menos de dos semanas se organizó una actividad de socialización (café con pastas) para todos los residentes, rompiéndose los teóricos grupos burbuja, ya que se juntaron todos los residentes. CSIF no entiende porque ese cambio, cuando hasta ese momento las actividades se realizaban por plantas”. Asimismo, CSIF denuncia que se está alargando más de lo debido el uso de los EPIs.

 

No obstante, quiere reconocer la labor de todos y cada uno de los trabajadores del centro residencial que, en la primera oleada de la pandemia, "consiguió sortear los positivos en ese momento". Sin embargo, "quizá, ese buen resultado -en esa primera fase- ha relajado la observancia de unas buenas prácticas preventivas". Es el momento de buscar soluciones y no culpables para proteger tanto a los residentes como a los trabajadores implicados”, concluye la organización sindical.