CSI-F critica que la reordenación de líneas de Auvasa produce una sobrecarga de trabajo en los conductores

A. MINGUEZA

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) ha criticado la sobrecarga de trabajo para conductores y otros empleados de la Empresa Municipal de Autobuses de Valladolid (Auvasa) que generan las dudas de los usuarios del servicio tras la puesta en marcha del nuevo Plan de Adecuación del Transporte Urbano.

 

Según señala el sindicato a través de un comunicado remitido a Europa Press, los conductores y empleados que atienden las llamadas y perfiles en redes sociales están "superados" ante la "masiva petición de información" por parte de los usuarios, muchos de los cuales "son población muy envejecida que no sabe usar internet" y tienen en este personal "el último y más cercano recurso para aclarar sus dudas".

 

"Todo ello está provocando sobrecarga en nuestro trabajo y continuas distracciones a la conducción, con el consiguiente efecto de producir retrasos y peligro de tener un accidente", ha advertido el comunicado.

 

Por otro lado, CSI-F no entiende el retraso en la implantación del nuevo plan, achacado en parte "a la rigidez del convenio y la falta de flexibilidad de los horarios" de los trabajadores, ya que en este momento "se sigue sin firmar un nuevo convenio colectivo, no se han ampliado horarios y tampoco se ha contratado a nuevos conductores".

 

Así, advierte el sindicato que paradas suprimidas se han seguido usando "ante la falta de información", como en el caso de la de la calle Embajadores para las líneas C1 y C2; Ciudad de la Habana para línea 10, y la línea 7 mantiene su trayecto por calle Nueva del Carmen.

 

CSIF considera "imprescindible", asimismo, que las líneas 3, 6 y 8 trascurran por la calle Miguel Íscar y Plaza Zorrilla, girando por María de Molina con parada en dicha calle para sustituir a la parada de Doctrinos, a fin de aliviar "las retenciones que se están produciendo" y "mejorando además el servicio en la zona y potenciando el uso de Plaza Zorrilla como intercambiador".

 

"El trayecto actual conlleva varios problemas importantes, primero mal acceso desde plaza de España, ocupando ambos carriles para hacer el giro invadiendo la acera, es una calle estrecha con peligro para transeúntes, el mayor peligro lo observamos en su cruce con calle Santiago, que además de ser peatonal y tener mucha afluencia y hay un peralte. Se están teniendo problemas en los tiempos asignados para realizar varias líneas, entre ellas las líneas 1 y 2. Estas mismas han intercambiado sus recorridos, desconocemos los motivos de este cambio, por nuestra parte no vemos ningún beneficio, al contrario produciendo una gran confusión entre los pasajeros que nos hacen llegar sus quejas continuamente", concluyen los trabajadores de CSI-F.