Cruz Roja en Valladolid se vuelca con casi un centenar de personas cuidadoras, mayoritariamente mujeres

Según los datos de las personas atendidas por Cruz Roja, más del 80 por ciento de las personas que cuidan son mujeres

Cruz Roja Valladolid ha mantenido durante el confinamiento la labor de apoyo y soporte emocional a las personas que cuidan de otros a través del Multicanal SerCuidadorA con iniciativas como #YoMeQuedoACuidarEnCasa y #LoMuchoQueNosHanDado.

 

Así lo ha explicado Cruz Roja Valladolid en un comunicado recogido por Europa Press en el que ha repasado las acciones de esta ONG durante el confinamiento diriga a las personas cuidadoras, una tarea desarrollada mayoritariamente por mujeres.

 

En Valladolid, la entidad desarrolla el proyecto de Información, capacitación y apoyo a familias cuidadoras de personas mayores en el que se ofrece a las familias cuidadoras de personas dependientes a su cargo, mayores de 65 años, un espacio de descanso y respiro a través del acompañamiento y apoyo del voluntariado.

 

En 2019 se beneficiaron de este proyecto cerca de un centenar de personas cuidadoras no profesionales de personas mayores gracias a la colaboración de más de 40 personas voluntarias.

 

"Cuidar se conjuga en femenino, singular y privado", ha recalcado la responsable del Servicio Multicanal SerCuidadorA, Aurora González, al referirse a la labor que llevan a cabo las personas cuidadoras no profesionales, labor que, "muchas veces, queda invisibilizada porque se realiza fundamentalmente en el ámbito del domicilio privado y se trata de una actividad no remunerada".

 

Según los datos de las personas atendidas por Cruz Roja, más del 80 por ciento de las personas que cuidan son mujeres. Además, la mayoría de ellas son familiares de la persona dependiente --hijas o esposas--.

 

El perfil mayoritario de la persona cuidadora indica que tiene una edad superior a los 50 años, comparte domicilio con la persona cuidada, afronta su labor a diario, carece de ocupación remunerada y comparte este rol de cuidadora con otros roles familiares, además de no recibir ayuda de otras personas.