Cyl dots mini

Críticas por el cierre tardío de los centros educativos y la falta de protocolos

Patio de un colegio. Foto: EP

La Junta de Personal Docente de Valladolid asegura que las instrucciones que ha sacado la Administración a través del servicio de inspección de la Dirección Provincial de Valladolid no han sido claras ni concisas

La Junta de Personal Docente no Universitaria de Valladolid ha criticado el cierre tardío por parte de la administración de los centros educativos ante el Estado de Alarma y la falta de protocolo de actuaciones para este trimestre "ni preciso, ni consensuado".

 

Estas son las principales conclusiones de la Junta de Personal Docente de Valladolid en su análisis del curso 2019-2020 que comenzó "con múltiples expectativas y necesidades" tanto en el sistema educativo como para el profesorado y terminó marcado por las consecuencias de la pandemia del coronavirus.

 

A través de un comunicado de prensa recogido por Europa Press, este colectivo ha acusado a la Dirección Provincial de Educación de no haber dado "la importancia necesaria" al papel que representa el Comité de Salud Laboral "y menos durante el proceso de la pandemia del COVID-19" con una crítica en concreto a que no haya tenido en cuenta a este comité como ámbito de negociación.

 

También lamenta que no se han tenido en cuenta las aportaciones del profesorado, "que no han sido negociadas con las organizaciones sindicales, que son las representantes legítimas de los docentes" con una exigencia a la Dirección Provincial para que esta situación no se repita en el inicio del próximo curso "y se negocien y publiquen unas instrucciones claras de organización".

 

Respecto a la problemática derivada de la pandemia del COVID-19, alumnado, la Junta de Personal Docente de Valladolid asegura que las instrucciones que ha sacado la Administración a través del servicio de inspección de la Dirección Provincial de Valladolid no han sido claras ni concisas, ni se han facilitado a tiempo, "lo que ha dado lugar a una interpretación distinta por parte de cada inspector".

 

A esto añaden que se ha incrementado "más aún si cabe" la burocracia en los centros educativos por lo que han exigido dotación de personal administrativo en los centros que lleve a cabo tareas como el programa Releo+, becas o comedores.

 

Este colectivo asegura asimismo que la dotación de equipos de protección no ha estado coordinada ni ha sido suficiente y añade que no se ha contado con los recursos tecnológicos ni plataformas adecuadas a lo que suman que los servidores han generado problemas.

 

"No ha existido un plan de formación rápido en habilidades de tele-enseñanza en cuanto se inició el confinamiento", lamentan desde la Junta de Personal que exige que se reconozcan como créditos de formación el tiempo que se ha trabajado en este proceso de tele-enseñanza a los docentes y una reducción "drástica" de la ratio en todos los centros, "teniendo en cuenta las necesidades de protección del profesorado y del alumnado derivadas de la pandemia COVID-19".

 

Otro de los "puntos débiles" a los que piden que se preste atención especial son los comedores escolares con una exigencia para que la gestión administrativa corra por parte de la empresa contratada de manera íntegra, "sin cargar de responsabilidades extraordinarias a los equipos directivos de los centros y se tengan en cuenta las medidas de seguridad e higiene ante el COVID- 19 sin que repercutan negativamente en el desarrollo de la actividad docente, contando con los espacios y tiempos adecuados".

 

Los miembros de esta Junta de Personal han aprovechado la ocasión para "felicitar y aplaudir" a todo el profesorado de la escuela pública de Valladolid por el "enorme esfuerzo" que están realizando "en la mayoría de los casos utilizando y adquiriendo sus propios medios (equipos, teléfonos), conexiones y adaptando su horario en muchas situaciones a las necesidades de las familias".

 

Según detallan, en el proceso de admisión los equipos directivos han estado "desbordados" con la gestión del período de matrícula y admisión y han tenido que gestionar los problemas originados por la aplicación informática por lo que han exigido un aumento de plantilla, "proporcionando desdobles de manera ordinaria en todos los centros educativos y de forma especial en aquellos centros que se ven conminados a admitir a alumnado fuera del período de escolarización por problemática ajena al propio centro".

 

Establecer un horario lectivo máximo, una apuesta decidida por la Formación Profesional y las implicación de la Dirección Provincial de Educación en la solución de problemas con las contratas encargadas de la limpieza son otras de las demandas de este colectivo que ha remarcado la necesidad de terminar a tiempo las obras programadas en periodos vacacionales "ya que sus retrasos generan riesgos innecesarios a la comunidad educativa durante las jornadas escolares, además de las dificultades para seguir con la actividad docente".

 

De igual manera, recuerdan, se debe garantizar la limpieza general después de las obras. En cuanto a las ATEs y servicio de enfermería, vuelven a demandar más personal especializado cuando haya matrícula de alumnado con características que requieran atención especializada "que no puede ofrecer un docente".