Cristos de hierro en la “ciudad de la madera policromada”

La Plaza de Portugalete acoge una exposición al aire libre con esculturas sobre la Rendención del Hombre, obra de Raiumundo Rubal.

“Valladolid es la ciudad de la madera policromada”, tal y como ha dicho el obispo auxiliar de la Diócesis y pregonero de la Semana Santa 2017, Luis Argüello. Pero durante estos días sus afamadas tallas de los grandes imagineros como Gregorio Fernández o Juan de Juni convivirán con las esculturas de hierro del artista Raimundo Rubal, que presenta su ‘Redención del Hombre’ hasta el próximo 16 de abril.

 

La concejal de Cultura, Ana Redondo, acompañada por el obispo auxiliar, Luis Argüello, y por el presidente de la Junta de Cofradías, Felipe Esteban, han asistido a la inauguración y a la explicación del propio autor. Se trata de cuatro grandes esculturas, expuestas en el lateral de la Catedral de Valladolid, construidas en hierro y alguna de ellas con más de 5.000 kilos de peso y dos metros de altura.

 

'La Crucifixión de Cristo' combina hierro y piedra. Con lajas de hierro soldado y abujardado se ha compuesto la imagen de Jesús, mientras que la figura de María Magdalena se ha esculpido en granito. Para captar el movimiento del cuerpo en la pieza titulada 'La tercera caída de Jesús’, el autor ha tomado como modelo a su propio hijo. Cristo Resucitado, que por primera vez se expone en público, y La Piedad completan la muestra.

 

Raimundo Rubal Nogueira, gallego de Mondoñedo y gran admirador de los maestros del Renacimiento, muestra en su obra una especial predilección por temas religiosos que ejecuta con maestría, como lo demuestran las cuatro grandes esculturas instaladas en Valladolid, y que captar en sufrimiento y el dolor a través de la expresión corporal.