Cristina Martín, paciente de cáncer de mama: "Nadie me ha decepcionado, nunca me han dejado sola"

Miedo, dudas, inseguridad. Son sentimientos que afloran en ella desde hace casi un año. Pero también la rutina, la esperanza... Y el optimismo. Sobre todo el optimismo. Se llama Cristina, y es paciente de cáncer de mama.

 

PREGUNTA.- ¿Cuándo te diagnosticaron cáncer?

 

RESPUESTA.- El 25 de octubre de 2017. Hay fechas que no se me van a olvidar nunca.

 

P.- ¿Cómo es esa primera reacción, ese primer momento?

 

R.- Te quedas en shock. El médico sigue hablando, pero tú no le escuchas, estás en otro mundo, pensando si es verdad, si lo estás soñando, qué vas a hacer. Los cinco primeros minutos te quedas nockeada. Los dos primeros días son los más duros, los más tristes. Tienes que hacerte a la idea, y tienes que contárselo a mucha gente. Eso es lo más difícil, contárselo a todo el mundo. A partir de ahí me lo tomé con optimismo. Es cierto que tienes que pasar por muchas pruebas, pero siempre con la esperanza, que llegue cuanto antes la reconstrucción.

 

P.- ¿Cuándo fue la operación?

 

R.- El 5 de diciembre. Otra de las fechas que no se me van a olvidar. La operación fue muy bien, todo el proceso fue muy rápido. Solo tuve que pasar dos días ingresada y el postoperatorio fue muy bueno. A primeros de enero pude volver a empezar a trabajar. Para mi lo bueno que tiene esta enfermedad es que no duele, porque yo lo que peor llevo es el dolor.

 

P.- Sin embargo a tus dos hijos aún no se lo has contado.

 

R.- No, no quiero que sufran, son pequeños. Sobre todo en el colegio. Alli se enteran que ha fallecido la mamá o el abuelo de alguien y sufren. Seguramente si se lo contara reaccionarían mejor de lo que me espero. Es una decisión muy difícil. Por un lado se lo quiero decir, merecen saberlo, pero tampoco quiero que sufran.

 

P.- ¿Algún día se lo dirás?

 

R.- Sí, cuando empiece el proceso de la reconstrucción se lo contaré. Voy a tener que pasar por muchas consultas, entrar varias veces en el quirófano, y tienen que entender qué es lo que está pasando y por qué.

 

P.- ¿Cómo es tu vida diaria ahora que tienes la enfermedad?

 

R.- El dia a dia es normal. Intento hacer todo lo que hacía antes, precisamente porque mis hijos no lo saben. La rutina me ha beneficiado enormemente, porque no he cambiado nada, todo sigue igual. El cáncer te corta tu rutina, te cambia mucho el día a día, porque tienes momentos en los que no te apetece hacer algo y aun así lo haces, tienes que obligarte. Obviamente cambia tu rutina, porque tienes muchos médicos y son momentos bastante duros. Te de una buena o una mala noticia siempre sales llorando, porque pasas muchos nervios esperando la consulta.

 

P.- ¿Cómo ves tu futuro con la enfermedad?

 

R.- Con optimismo. El miedo está ahí. Intentas quitarlo del medio, pero todos los días, por cualquier cosa, te puedes acotrdar de ello. Tienes que luchar y apartarlo de tu cabeza. El miedo porque yo tengo muchas más posibilidades de volver a sufrirlo que muchas personas. He tenido mucha suerte, porque me lo detectaron en una fase muy temprana. También tengo miedo por mi hija, por mis hermanas, porque su índice de probabilidad de desarrollar cáncer de mama ha aumentado ahora que lo he tenido yo. Soy muy pesada insistiendo a mis hermanas que se hagan pruebas, que se busquen bultos en el pecho, porque me preocupo por ellas.

 

P.- Es una batalla que no has librado sola. ¿Cómo te ha ayudado la gente a superar esta enfermedad?

 

R.- Nadie me ha decepcionado. Mi familia, mis amigas de toda la vida, desde el colegio, las que conozco de hace menos años. Una amiga cada dos por tres me regalaba amuleto; han hecho las caminatas a San Nicolas; mi cuñado se rapó la cabeza. Solo con gestos me han ayudado muchísimo a salir adelante. Además nunca me han dejado sola, me han acompañado durante todo el proceso. Mis compañeros de trabajo se han portado super bien, me han ayudado y apoyado en todo. También me ha servido para conocer nuevas personas. Un ejemplo son Ana Masa, de Disfarduero, y Ana del Fraile, de la asociación 'We can be heroes', mis Anas, que me han ayudado mucho y las estoy muy agradecida.

Noticias relacionadas