Craviotto acude a la Gala del Deporte riosecano y promete volver

Saúl Craviotto ha ejercido este domingo de padrino en la Gala Bienal del Deporte de la Ciudad de los Almirantes donde ha recibido reconocimiento por trayectoria ejemplar como deportista y como persona.

"Prometo volver". Estas son las palabras que resumen la visita de Saúl Craviotto a Medina de Rioseco. Enamorado de la riqueza cultural, arquitectónica, histórica y gastronómica de esta emblemática ciudad de Tierra de Campos se ha mostrado el deportista tras dos jornadas intensas de actividad relacionada con el piragüismo y con el deporte en general, que se han desarrollado gracias al propio Ayuntamiento riosecano, a la Diputación de Valladolid y a la Asociación de la Prensa Deportiva de Valladolid.

 

El cuádruple medallista olímpico ha culminado este domingo su visita a tierras castellanas en una mañana que empezó con un paseo en barca por el Canal de Castilla. Con un cielo soleado y una temperatura agradable, la pequeña ruta sobre aguas del canal resultó perfecta mientras el concejal de deportes de la localidad, David Esteban, relataba la historia y la importancia de esta obra de ingeniería que empezó a construirse en 1753 y terminó 90 años después, y cuya finalidad era el transporte de mercancías —cereal principalmente— mediante barcazas remolcadas por animales que se movían en dos caminos situados en sendas orillas.

 

Tras la visita al canal, Craviotto ha recorrido el casco histórico de la Ciudad de los Almirantes, donde ha podido ver las cuatro impresionantes catedrales que componen un conjunto histórico artístico de valor incalculable, mientras conocía de primera mano los datos de una Semana Santa que es santo y seña de la localidad: semana de Interés Turístico Internacional con un pueblo volcado en el que 4 de cada 5 riosecanos es cofrade, motivo por el cual está en ciernes de ser declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, por la Unesco.

 

Una parada para coger fuerzas —café y abisinios— y la comitiva se encaminó hacia el teatro en el que tuvo lugar la IV Gala Bianual del Deporte de Medina de Rioseco, en la que el palista ilerdense ejerció como padrino de honor. "Estoy encantado con el trato que he recibido por parte del ayuntamiento y de los ciudadanos de Rioseco", admitió el deportista ante un teatro abarrotado de público. "Me he quedado impresionado con las maravillas que tenéis en esta ciudad y prometo volver", añadió.

 

Tras la presentación del invitado de honor, y ante la presencia del alcalde, Artemio Domínguez y de toda la corporación municipal, la gala ha servido para premiar a deportistas, clubes y escuelas deportivas por su trabajo y sus éxitos en los dos últimos años, así como menciones especiales a veteranos y asociaciones colaboradoras. En esta última categoría, ha sido premiada la Asociación de la Prensa Deportiva de Valladolid, por elegir a Medina de Rioseco para ser una de las sedes del próximo Congreso de la Prensa Deportiva el próximo 8 de marzo, justo después de la Gala Nacional del Deporte que tendrá lugar en el Teatro Calderón de Valladolid y en la que el catalán será también galardonado.

 

También el propio Saúl Craviotto, ha sido receptor de un premio como modelo ejemplar de deportista y de persona, alquien "que no solo ha trabajado duro para llegar a lo más alto en el deporte sino que también sabe lo que es prepararse y estudiar una oposición para obtener la plaza de Policía Nacional", señaló el edil principal de la localidad.

 

Dos cajas de dulces y el cariño de todo un pueblo se lleva Craviotto a su lugar de residencia en Asturias. Rioseco espera que el piragüista olímpico cumpla su promesa de volver, aunque solo sea a comprar más abisinios.