Cotillones y otras alternativas para esta Nochevieja en Valladolid

El último día del año está muy cerca y hay que despedir este 2018 como se merece, tanto si ha sido bueno, como si ha sido malo (con más razón para decirle “adiós”).

La última noche del año está a la vuelta de la esquina y, por ello, la última fiesta de este 2018. La cena, el champán o cava y las uvas son elementos indiscutibles de la noche del 31 y, para muchos ciudadanos de Valladolid, la fiesta y los churros del desayuno son también insustituibles.


Bares de copas, fiestas en casa (si no tienes vecinos), cotillones, fiestas en el pueblo… nuestra ciudad ya tiene todo preparado y la gente ya tiene su entrada. ¡Esperamos que tú también porque ya no queda nada!


Los bares de la ciudad preparan sus salas para los famosos cotillones de Nochevieja. Los establecimientos presentan ofertas a los clientes con barras libres o descuentos en copas, ropero, catering, photocall para tener fotografiados recuerdos de la noche (muy necesario para unos cuantos), sorteos y un gran ambiente en el que comenzar el nuevo año, con amigos o familia.


Desde el mes de noviembre los bares han puesto a la venta las entradas de sus cotillones, con descuentos a las compras que se realizaran con antelación, de modo que el precio de las entradas ha aumentado a medida que se acercaba la fecha del 31 de diciembre. Los precios iniciales de los cotillones de Valladolid oscilaban entre los 39 euros y los 60. La mayoría de los bares mantuvo esta oferta hasta el 10 de diciembre, fecha en la que las entradas aumentaron hasta los 43 euros el cotillón más barato y 75 euros el más caro.


Estas fiestas ofrecen, además, prefiestas los días previos a Nochevieja o postfiestas, que suelen celebrarse el día 5 de enero, noche de Reyes, para finalizar las fiestas navideñas. Otras entradas de cotillones obsequian a sus clientes con descuentos en los after de la ciudad, para que nadie se quede con ganas de bailar.


Si lo tuyo no es esperar cola y prefieres algo más íntimo con amigos o familia, tu opción es alquilar un local. Lo ideal para esta fiesta es juntar un gran grupo de gente para que el alquiler salga más rentable (grupo que al final se forma con amigos de amigos y amigos de amigos de amigos y no conoces ni a la mitad).


Para los que prefieren viajar en esta noche y vivir el último día fuera de casa, los hoteles también preparan su despedida y entrada del Año Nuevo, con packs de cena, cotillón y alojamiento


Otros prefieren “huir” de las ciudades y alquilar una casa rural para la noche del 31 y celebrar allí la última (o primera) fiesta del año, con sus seres queridos. La desventaja que presenta este tipo de celebraciones es la vuelta el 1 de enero. La necesidad de coger el coche impide a algunos de los invitados beber durante esa noche.


La Policía de Valladolid recuerda, a través de su cuenta de Twitter, que los cotillones únicamente se pueden celebrar en discotecas, salas de fiesta, karaokes y bares especiales. Cualquier otro tipo de local necesita una autorización municipal”.