Consejos y recomendaciones para que la factura de la luz sea más delgada

Cayetano Cifuentes, responsable de AEI en Castilla y León.

Cayetano Cifuentes, de Ahorro Energía Investiment (AEI), aconseja revisar  que la potencia contratada no sea excesiva, comparar el precio de las distintas comercializadoras, y otras recomendaciones como la sustitución del alumbrado por luminarias eficientes y electrodomésticos de bajo consumo.

¿Quieres ahorrar en tu factura de la luz? Suponemos tú respuesta. Por eso Ahorro Energía Investiment (AEI), bróker de energía, ofrece unos útiles consejos que de aplicar en el día a día de nuestro hogar, los resultados pueden ser más que considerables a final de mes, cuando llegue la tan temida ‘receta’ energética.

 

Cayetano Cifuentes, director de la delegación de Castilla y León de la empresa AEI, relata que la factura de la luz se compone de tres variables: la potencia contratada, el coste de la energía y otros conceptos, especialmente los impuestos de la electricidad. Cifuentes aconseja al usuario que vigile la potencia contratada, “para que se ajuste a las necesidades de consumo”. “Una potencia excesiva hará que la factura de la luz sea más elevada sin ningún sentido”, aclara y pone un ejemplo práctico: “por cada kW que se reduzca en la potencia se obtiene un ahorro de hasta 50 euros al año”.

 

Aunque el Boletín Oficial del Estado publica el precio por este concepto, algunas comercializadoras aplican un sobrecoste; por lo que AEI recomienda comparar estos precios, pues puede haber diferencias hasta en un 14 por ciento. Algo que también ocurre en el precio de la luz, es decir en el coste que cada compañía aplica al kilovatio (kw/h) consumido.

 

Es en este concepto donde se pueden producir los mayores ahorros. Dependiendo de la comercializadora se pueden producir variaciones por encima del 13 por ciento en horas punta y hasta un 23% en las horas valle. Desde AEI aconsejan pedir precio a la comercializadora Conecta2, una de las que ofrece precios más razonables de mercado, siendo una de las dos con precios más económicos. Asimismo, sin modificar los hábitos de consumo y solicitando una tarifa de discrimnación horaria, se puede llegar a un ahorro anual de 70 euros.

 

Un alumbrado LED en una vivienda puede suponer un ahorro de hasta 128 euros al año

 

En un sencillo gráfico, Cayetano Cifuentes asegura que la factura que cualquier empresa o usuario doméstico recibe tiene un 30% del precio de la energía, un 40 por ciento se destina a pagar impuestos regulados y no regulados y el 30 por ciento restante supone el beneficio comercial de la compañía. Es por eso, que elegir la comercializadora más adecuada podrá permitir un adelgazamiento en la factura final.

 

PEQUEÑOS GESTOS 

 

Pero las pautas para lograr un mayor ahorro cada mes (con los contadores inteligentes) o cada dos meses (en caso de no contar aún con los nuevos medidores) van más allá. En el día a día, siguiendo unos consejos y sustituyendo la iluminación por una más eficiente o los electrodomésticos más antiguos por otros más modernos de bajo consumo, las diferencias pueden ser notables.

 

En el caso del alumbrado tradicional en una casa (supone casi un 30 por ciento del total del consumo de electricidad en una vivienda) es muy importante contar con bombillas de bajo consumo, en este caso iluminación LED, que usan entre un 50 y un 80 por ciento menos de energía. El ahorro en una vivienda estándar puede ser al año de más de 127 euros; por lo que la inversión calculada para esta vivienda de renovación del alumbrado (192 euros) puede estar amortizada en un año y medio.

 

Y si el alumbrado supone casi un 30 por ciento del consumo total, los electrodomésticos no se quedan atrás, con hasta un 62%. El frigorífico se lleva un 18 por ciento del consumo, la lavadora casi un 9% y en caso de contar con equipo de climatización eléctrico de hasta un 29%. Sustituir los viejos electrodomésticos por otros eficientes es una buena manera de ahorrar. Una lavadora de última generación (A+++) consume casi la mitad que una lavadora tradicional (con clasificación D).

 

Por último, Cayetano Cifuentes, responsable en Castilla y León de AEI sugiere no olvidarse del “consumo fantasma”, ese consumo generado por los aparatos electrónicos conectados permanentemente a la red, como por ejemplo los televisores cuando se encuentran en estado de StandBy. Apagarlos en su botón de desconexión y no a través del mando a distancia será suficiente para seguir ahorrando en la factura de la luz. Y es que ya se sabe el refrán un grano, no hace granero no hace granero, pero ayuda al compañero.