Consejos para saber cómo proteger a tu bebé del calor

Los principales síntomas del golpe de calor son la elevación de la temperatura corporal superior a 40ºC ( fiebre o hipertermia), alteraciones del estado de conciencia que pueden acompañarse de convulsiones y, a diferencia de la insolación, piel seca y muy caliente.

El calor del verano puede jugarnos una mala pasada y darnos más de un susto con los conocidos como golpes de calor. Hay que tener especial cuidado con los bebés y, sobre todo, evitar dejar al bebé expuesto en un lugar donde de el sol.

 

Sin darse cuenta muchas veces, o pensando en que va a ser sólo un segundo, algunos padres dejan a los niños intencionadamente solos en el coche mientras hacen recados, llegando a olvidarse de ellos. Según alerta la Asociación Española de Pediatría (AEP), durante los meses de calor, la temperatura en el interior del coche puede subir de 10 a 15 grados en 15 minutos.

 

SÍNTOMAS DEL GOLPE DE CALOR

 

Los principales síntomas del golpe de calor son la elevación de la temperatura corporal superior a 40ºC ( fiebre o hipertermia), alteraciones del estado de conciencia que pueden acompañarse de convulsiones y, a diferencia de la insolación, piel seca y muy caliente.

 

No obstante, también pueden aparecer otros síntomas precoces como:

   

·- Fatiga y debilidad.

·- Mareos, náuseas e incluso vómitos.

·- Calambres musculares.

·- Dolor de cabeza intenso y confusión.

·- Respiración superficial y rápida.

·- Taquicardia (ritmo cardiaco muy rápido) y pulso débil.

 

Una gran proporción de las víctimas por hipertermia tienen entre 0 y 5 años. Debido a la menor reserva de agua de un niño, su temperatura corporal sube de 3 a 5 veces más rápido que en el adulto. Además, el aparato respiratorio de los niños, que aún se encuentra en desarrollo, los hace más vulnerables ante el agotamiento por calor.

 

En este sentido, el experto aconseja:

 

.- Siempre utilizar ropa holgada, ligera y transpirable (algodón), de colores claros, y no olvidar proteger la cabeza de los niños con una gorra. Bañarlos y mojarles el cuerpo con frecuencia.

 

.- Evitar que los niños permanezcan mucho tiempo expuestos al sol y a altas temperaturas, manteniéndolos en lugares sombreados, bien ventilados o con aire acondicionado.

 

.- Nunca dejar a un niño solo, ni tampoco permanezca con él, dentro de un vehículo estacionado y cerrado.

 

.- Llame al 112 si ve a un niño solo en el coche.

   

.- No esperar a que los niños pidan agua. Ofrecer continuamente líquidos. En el caso de lactantes ofrecer el pecho de manera más frecuente.

 

.- En caso de realizar actividades físicas al aire libre, en épocas de calor, ir bebiendo pequeñas cantidades cada 15-30 minutos durante el ejercicio.

 

Finalmente indica que, en el caso de síntomas de golpe de calor, iniciar de inmediato el enfriamiento por métodos físicos:

 

.-Colocar al paciente en decúbito lateral y en posición fetal.

   

.-Aplicar compresas frías (preferentemente con hielo) de manera continuada; sobre todo en cuello, axilas e ingles.

 

.- Usar ventiladores colocados directamente sobre el paciente.

   

.-No usar antitérmicos.

   

.-Aflojar la ropa que le oprima y quitarle la que no necesite.