¿Conoces la historia de la antigua placa de calle ‘censurada’ en Valladolid en plena Guerra Civil?
Cyl dots mini

¿Conoces la historia de la antigua placa de calle ‘censurada’ en Valladolid en plena Guerra Civil?

La actual calle de la Galera y la placa saboteada. JUAN POSTIGO

La actual calle de la Galera sufrió un 'sabotaje' en 1936 por el bando nacional, confundiendo el nombre de la vía, por aquel entonces de González Peña, con la de un socialista

¿Se ha fijado alguna vez? En la parte trasera de la Iglesia de El Salvador, en pleno centro de Valladolid, hay una placa de calle censurada. Borrada, ‘picoteada’, por decirlo de alguna manera. Y curiosamente se trata de un letrero antiguo, de los de cerámica como se usaban hace muchos años y no de los actuales. Esta vía es la calle de la Galera, como bien dicen las otras placas adecuadamente situadas al principio y al final de esta, y tiene una curiosa intrahistoria detrás.

 

Todo comienza con un personaje histórico de la ciudad, Nicolás González Peña, que hace más de un siglo hizo méritos suficientes para acabar de contable en el Ayuntamiento de Valladolid. Su labor fue reconocida en la ciudad y por el Consistorio, de manera que incluso a día de hoy una gran placa luce dentro del propio edificio, concretamente en el actual despacho de la concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo. Pero hubo más reconocimiento para González Peña.

 

Por aquel entonces también se decidió, fruto de su buen hacer, otorgarle el nombre de una calle queriendo la fortuna que esta fuera la nombrada de la Galera. ‘Calle de González Peña’, lucía en el letrero, dejando constancia de la importante tarea realizada durante años y años en el Ayuntamiento de la ciudad. Pero entonces llegó la Guerra Civil, en 1936. Y ahí se produjo el desaguisado.

 

En un clima de confrontación y crispación, el bando nacional encontró esta placa detrás de la mencionada Iglesia de El Salvador y confundió al mencionado contable vallisoletano con otro González Peña como era un socialista asturiano, en apariencia sin ninguna vinculación con la ciudad, y que tuvo un protagonismo considerable en la UGT durante esta Guerra Civil llegando más tarde a ministro de Justicia. Y decidieron sabotearla.

 

A base de pico y martillo destrozaron literalmente la señal y la dejaron en su estado actual, que se ha conservado de esta manera hasta el día de hoy. Fue cuestión de tiempo, y ya con los ánimos menos caldeados, cuando la comisión que se encargaba de poner los nombres de calles a la ciudad decidió cambiarla a la actual de la Galera para evitar equívocos. Así fue cómo Nicolás González Peña, honrado contable de Valladolid, se quedó solo con un reconocimiento en el despacho de la concejala en el Ayuntamiento.

Comentarios

Para el 4 04/10/2021 22:38 #8
Este museo provincial recibió en 1933 la categoría de Museo Nacional de Escultura a iniciativa de la II República. Para que sigas echando bilis...
José Antonio 04/10/2021 12:49 #6
Está caro que a la menor oportunidad, venga o no a cuento, la caverna hace saber que sigue ahí, con su siglo de retraso. ¡Pues que viva el Santo Oficio!
José Antonio 04/10/2021 12:49 #7
Está caro que a la menor oportunidad, venga o no a cuento, la caverna hace saber que sigue ahí, con su siglo de retraso. ¡Pues que viva el Santo Oficio!
Para 2 03/10/2021 19:58 #5
1931, apenas proclamada la República un mes, ardieron en España nada más y nada menos que 100 conventos e iglesias ante la pasividad gubernamental. Ya ni menciono las obras de arte y edificios de incalculable valor artístico que se destruyeron con posterioridad y, por supuesto, durante la guerra civil. Por lo visto, una parte de los españoles de esa época tenían muchas luces... Y no hace ni 6 años los gritos de una concejala de Madrid ("Arderéis como en el 36") también son producto de una educacion muy refinada.
Para Tribuna 03/10/2021 18:32 #4
Para cuando un monográfico de conventos e iglesias incendiadas en tiempos de la República? Del periplo del Museo de escultura?
Para 2 03/10/2021 18:31 #3
Las mismas luces que tienen hoy para tachar de franquista a la propia Isabel I de Castilla y al rey Fernando II de Aragón. Solo que hoy se supone que estos tienes estudios universitarios y 200 asesores a sueldo. Pero de eso... Ni palabrita
Alejandro 03/10/2021 15:31 #2
Que pocas luces tenían, sólo tenían fuerza bruta.
Marcelo 03/10/2021 12:00 #1
Poco se habla de la rama de cedro de la plaza San Pablo. Supongo que será por nuestro alcalde SOCIALISTO.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: