Confirmada la pena de prisión para el hombre que incendió un edificio por una deuda de drogas
Cyl dots mini

Confirmada la pena de prisión para el hombre que incendió un edificio por una deuda de drogas

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha ratificado la condena de 15 años de prisión, tres menos de los solicitados por el fiscal.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha ratificado la condena de 15 años de prisión, tres menos de los solicitados por el fiscal, al vallisoletano que desató en mayo de 2019 un peligroso incendio en un edificio del Paseo del Cauce al tratar de cobrarse una deuda por drogas que había contraído con él un vecino del inmueble.

 

La Sala de lo Civil y Penal del TJSCyL desestima así el recurso del condenado y confirma en todos sus extremos el fallo anterior, de primera instancia, dictado por la Audiencia de Valladolid, la misma que hace unas semanas ratificó su permanencia en prisión provisional, a pesar de que Francisco Javier R.J, había pedido su excarcelamiento a la espera del resultado de su recurso, ahora desestimado, según informaron a Europa Press fuentes del Gabinete de Prensa del Alto Tribunal castellanoleonés.

 

En la sentencia, ahora confirmado, la Audiencia de Valladolid consideró probada la autoría de un delito de tentativa de homicidio--la acusación imputada asesinato intentado--en concurso ideal con doce delitos leves de lesiones y un delito de incendio, de ahí la pena de 15 años de privación de libertad aplicada a Francisco Javier R.J.

 

El fallo, además, incluye el pago de distintas cantidades en concepto de responsabilidad civil para los propietarios de las viviendas que resultaron afectadas, junto con 1.388 euros a favor de Telefónica por la instalación dañada y otras cuantías que se determinarán en ejecución de sentencia y que deberán resarcir al Ayuntamiento y la Junta por los desperfectos ocasionados en inmuebles de su titularidad.

 

El fuego, iniciado de madrugada en el rellano del primer piso, tardó cerca de tres horas en ser sofocado por los bomberos y obligó a éstos a evacuar a una veintena de vecinos provistos de máscaras de respiración, mientras que el resto pudo permanecer en sus viviendas hasta la completa extinción de las llamas. Parte de los inquilinos del inmueble precisaron incluso de asistencia hospitalaria por problemas de inhalación de humo.

 

En el transcurso de la vista oral, el pirómano reconoció que el día de autos, sobre las 00.30 horas del 30 de mayo del pasado año, mantuvo en plena calle una discusión a "guantazos" con Jesús Manuel G.L, residente en el número 75 del Paseo del Cauce, con motivo de una deuda por drogas de más de mil euros, si bien negó que le siguiera hasta su casa bajo la amenaza de un mosquetón y una navaja y mucho menos que provocara el incendio al no bajar éste con el dinero.

 

Sin embargo, la víctima relató que aquella noche se encontraron en la calle Faisán y que el ahora condenado le reclamó "de malas maneras" satisfacer el pago, mosquetón y navaja tipo mariposa en mano.