Condenan al 'andaluz' a 5 años y medio de cárcel por echar gasolina sobre una mujer y prenderle fuego

Un momento del juicio. E.P.

La víctima sufrió quemaduras de primer y segundo grado que le afectaron al muslo y pierna derechos, el glúteo y un dedo de la mano izquierda.

La Audiencia de Valladolid ha condenado a cinco años y medio de prisión a Miguel J.C, más conocido como 'el andaluz' por las lesiones causadas en 2016 a una mujer en Simancas a la que arrojó desde su coche gasolina y acto seguido le prendió fuego.

 

La condena pactada por el encausado, cuatro años y medio por lesiones y otro año más por amenazas, contrasta con los siete años y medio que, con carácter provisional, solicitaba para él la acusación pública e incluye, en el capítulo indemnizatorio, el abono a la víctima de 4.800 euros por los días de curación e incapacidad, otros 24.000 por las secuelas y 663 más al Sacyl por la asistencia dispensada, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

Los hechos, reconocidos por el procesado, se remontan a las 21:17 horas del 16 de octubre de 2016 cuando 'el andaluz' y la víctima, N.P.C, se encontraban dentro del turismo del primero en el aparcamiento del Colegio Zumacales, sito en la calle Camino Robladillo de Simancas.

 

"ESTOY PENSANDO EN QUEMARTE"

 

Fue entonces cuando, tras una discusión, el acusado se dirigió a la joven en los siguientes términos: "¡Tengo gasolina y estoy pensando en quemarte!". Después de pedirle que se apeara del coche porque se disponía marcharse y ella siguiera sus indicaciones, Miguel J.C. arrojó a la mujer gasolina que portaba en una botella, que le cayó en el pantalón, y acto seguido le acercó un mechero encendido.

 

La víctima no pudo hacer nada para evitar que comenzara a arder su pantalón, salvo arrojarse al suelo, rodar por el mismo y al final quitarse la prenda para no sufrir lesiones graves, y todo ello mientras el procesado la seguía con el coche para ver cómo se quemaba.

 

Antes de irse del lugar, 'el andaluz' lanzó un claro mensaje amenazante: "Como me denuncies os mato u os busco la ruina a ti y toda tu familia".

 

A consecuencia lo ocurrido, la mujer sufrió, entre otras, quemaduras de primer y segundo grado que le afectaron al muslo y pierna derechos, el glúteo y un dedo de la mano izquierda, lesiones de las que tardó en curar 48 días en los que estuvo impedida.

 

Presenta como secuelas cicatrices en la región posterior del muslo derecho, de 32 por 7 centímetros, y una pequeña lesión eritematosa en el segundo dedo de la mano izquierda.

Noticias relacionadas