"¿Cómo se puede curar la enfermedad? Pero vamos más allá, ¿cómo podemos prevenirla?"

Adrián Blanco, a la izquierda, con Ana del Fraile y Jesús Pérez Losada. PABLO DE CASTRO/WE CAN BE HEROES

Adrián Blanco ha sido el primer becado por We Can Be Heroes para investigar sobre el cáncer, dentro del Centro de Investigación del Cáncer en Salamanca bajo la dirección de Carmen García, responsable del servicio de patología molecular comparada. Ellos explican a TRIBUNA cómo es su imprescindible labor.

¿Cómo podemos curar la enfermedad? Esta es una de las grandes preguntas que se hacen en el Centro de Investigación del Cáncer (CIC) de Salamanca, uno de los institutos más importantes de España sobre esta materia. Pero van un paso más: ¿Cómo se puede prevenir?

 

Carmen García es la directora científica del servicio de patología molecular comparada del CIC, y es quien tralada esas cuestiones. Para entenderlo, traducido a un lenguaje menos técnico, su labor consiste en "estudiar al microscopio tejidos que tienen la enfermedad, no solo la forma de las células sino que profundizamos en el estudio de la expresión molecular" explica, "y comparada porque no solo analizamos tejidos humanos, sino también de animales y vegetales".

 

Su labor, la investigación, es uno de los grandes pilares en la lucha contra el cáncer, y la esperanza para poner freno a esta enfermedad. "Cuando no se puede prevenir, hay que curar. Y la curación pasaría por buscar la causa de la enfermedad, y siempre se busca en alteraciones genéticas de los tejidos. Se descubre que lo que nos rodea, cómo vivimos, influye en nuestros genes".

 

"Una buena nutrición, ejercicio físico y evitar el estrés ayuda a prevenir. Pero si no se puede prevenir, se trata de descubrir fármacos que puedan curar con la menor dosis, en el menor tiempo posibe, y con la menor cantidad de efectos secundarios" agrega Carmen García.

 

"HEMOS TRABAJADO SOBRE EL EFECTO PROTECTOR DEL EMBARAZO"

 

Precisamente en esa línea de prevención trabaja Adrián Blanco, el primer becado por la asociación We Can Be Heroes con la que colabora TRIBUNA en la celebración de su V aniversario. El investigador se muestra agradecido porque "gracias a aesta beca he tenido un año más para no dejar los estudios sobre varias líneas de investigación sobre cáncer de mama". "Hay que poner en valor iniciativas como la de We Can, que asume la responsabilidad social de invertir o buscar cómo financiar algo que consideran importante, ya que desde las Instituciones no hay dinero suficiente para trabajar en esto" relata el cientifíco, quien reconoce que "muchos investigadores dependen de conseguir beca, y hay mucha gente trabajando de gratis a la espera de conseguir una" para no abandonar sus investigaciones, esas de las que nos beneficiamos el conjunto de la sociedad.

 

Desde el CIC, Blanco trabaja sobre "el efecto protector del embarazo". Lo explica: "Un primer embarazo a edad temprana tiene un efecto protector sobre el cáncer de mama. Cuanto antes se tenga el primer hijo, mayor es ese efecto". Por ello tratan de desarrollar algún fármaco que consiga prolongar ese efecto, que pueda ser sumistrado a la mujer para potenciar el proceso de involución de la mama tras la lactancia y hacerla así más resistente.

 

"Trabajamos en una fase pre-clínica, recabamos información sobre mujeres que han tomado esos fármacos después del embarazo para ver si existe una menor incidencia de cáncer de mama" desarrolla, y continúa su relato: "El principal factor epidemiológico es la edad, como la gente vive más la incidencia de este cáncer es mayor. Y el retraso en las sociedades occidentales de la edad en la que se tiene el primer hijo influye. En países en vías de desarrollo donde las mujeres tienen hijos antes de los 20 años hay menor incidencia". 

 

Desde We Can Be Heroes están a punto de conseguir una nueva financiación, gracias a las aportaciones solidarias, para lanzar una segunda beca de investigación. Por su parte, Adrián Blanco, quien acaba la suya este mes, tiene previsto formar parte de esa larga lista de talento en el exilio: "Mi plan es irme al extranjero para seguir creciendo a nivel profesional". Otro becado, en el mejor de los casos, seguirá su investigación: "Las líneas de investigación caen en manos de otra persona, o se quedan sin acabar si no hay gente para trabajar en ellas"