¿Cómo recuperar la pasión en el amor?

Si muy a tu pesar, la pasión ha ido recayendo entre tú y tu pareja, y quieres recuperar esa sensación que tuvisteis al principio, diversos expertos dan algunos consejos para revivir las mariposas del estómago.

Siempre pensamos que cuando nos enamoramos, esa sensación del amor a primera vista y los gusanillos en la tripa durarán para siempre. Pero quizá con la rutina o simplemente por el transcurso del tiempo esa llama se ha ido extendiendo. No te preocupes si este es tu caso, el enamoramiento si puede ser para siempre pero obviamente hay diversos ciclos que van de más a menos pasión en función de las vivencias o experiencias que tenemos con la persona que está a nuestro lado.

 

Si muy a tu pesar, la pasión ha ido recayendo entre tú y tu pareja, y quieres recuperar esa sensación que tuvisteis al principio, diversos expertos dan algunos consejos para revivir las mariposas del estómago.

 

¿EL AMOR ES PARA SIEMPRE?

 

Por mucho que nos ofusquemos, está pregunta no tiene respuesta. Depende de muchos factores, así que puede ser que en tu caso sea tanto si como que no. Diversos psicólogos han opinado que el amor, por ser una emoción, tanto puede prolongarse durante toda la vida como puede acabar desapareciendo en un momento dado. Uno de los factores que hay que remarcar para poder revivir estas sensaciones es que las relaciones deben ser construidas y cuidadas por los dos miembros. Así, si uno de los dos participantes se distancia o no quiere participar en la construcción y el mantenimiento de un buen vínculo, quizá la solución pase mejor por una separación. El trabajo debe ser de los dos miembros, eso es fundamental.

 

Muchos estudios han demostrado que el enamoramiento es el estado emocional que deriva como producto de la alegría en el momento en que una persona se siente fuertemente atraído por otra. De esta forma podríamos definirlo como la satisfacción de alguien de poder compartir y comprender la vida junto a otro.

 

Uno de los problemas principales que causa el distanciamiento y por lo tanto, el apaciguamiento de la llama del amor, es el hecho de dejar de lado la sexualidad entre la pareja. Una de las principales causas es que básicamente se prioriza antes otras actividades como las laborales o el mantenimiento de una familia antes que ese tipo de encuentros. Por ello, es muy favorable intentar mejorar ese tipo de relaciones con nuestra pareja para revivir esa pasión que casi tenemos olvidada. Una buena forma de hacerlo es incorporar los denominados juguetes sexuales. Para conseguirlo es bueno investigar el tipo de juegos sexuales que podemos mantener o que nos gustaría probar, después encontrar nuestro juguete ideal, como por ejemplo este producto diversual.com que es de los más populares del momento entre parejas. Así que reanimar esta faceta de nosotros puede ser más fácil de lo que habíamos imaginado.

 

Aun así, según los expertos es lógico que las sensaciones del enamoramiento acabe siendo tan breves como hemos especificado. Esto debe ser así ya que se trata de una reacción bioquímica ante un nuevo estímulo creado por la persona que nos atrae. Esta percepción nos hace gastar mucha energía en esas sensaciones que nos recrean a causa de la alta percepción que requieren. Por eso es totalmente poco recomendable que este tipo de cambios se mantengan durante el tiempo. A pesar de que se tenga mucho interés por la persona amada. Es aquí donde recae el trabajo de mantenimiento y de conocimiento que deben hacer las parejas para mantener a flote el amor, que será de otra forma, que hay entre los dos sujetos.

 

Una de los buenos consejos que dan los profesionales para mantener el amor es intentar buscar unos momentos de intimidad con nuestra pareja. Es decir, dedicar un tiempo a conocer al otro e intercambiar opiniones para estrechar los lazos que existen entre los dos. Aprender de una relación que ha sido duradera puede hacernos aprender también de nosotros mismos, por eso es muy importante poner énfasis a este tipo de situaciones. El amor no sólo es pura pasión también son los lazos que se establecen entre los dos miembros. Quizá si das el paso de mantener conversaciones más profundas e intentas conocerte a ti y a tu pareja, la relación y el amor que hay en ella puede reaparecer de nuevo. La clave es el contacto, tanto físico como mental que hay entre los dos.

 

De esta forma, es recomendable aprender a escuchar no sólo a los demás, sino también a ti mismo. Una buena forma de hacerlo es a través de alguien a quien queremos y que forma parte de nuestro vínculo familiar. Recuerda que los lazos se pueden rehacer pero siempre con esfuerzo y dedicación.