Cyl dots mini

Cómo pagar la matrícula de la universidad con un presupuesto ajustado

Si bien en la universidad no se cansan de decir que las matrículas que pagan los estudiantes no cubren ni de lejos los costes que implican las clases, a nadie se le escapa que el pago de la matrícula a principio de curso es una losa para muchas familias.

Aquí tienes algunos consejos para pagar la matrícula de la universidad:

 

1. Selecciona bien las asignaturas

 

La primera vez que el alumno se matricula de una asignatura es más barato que las siguientes. Por tanto, hay que concienciarse bien del número de asignaturas en las que se va a matricular, pues debe ser una cantidad realista y asequible. Especialmente para el caso de alumnos que no tienen todo el tiempo que les gustaría para estudiar, por ejemplo, si compaginan los estudios con un trabajo, puede ser inteligente matricularse de alguna asignatura de menos, si se prevé que no se va a poder con todo.

 

Además, hay algunas asignaturas que son bien conocidas entre los alumnos porque sacar matrícula es relativamente sencillo si se asiste a clase. Teniendo en cuenta que una matrícula de honor, supone un descuento en la matrícula del próximo año, optar por estas asignaturas, incluso si no son las más interesantes, puede ser una opción.

 

2. Reduce las fiestas

 

Las fiestas son caras, es así. La ventaja de ser estudiante es que es muy fácil socializar sin necesidad de gastarse una buena cantidad de dinero en eventos y bebidas. Así que si el presupuesto es ajustado, esta es una partida de gastos que puedes reducir. En ocasiones, no se trata tanto de dejar de salir como de reducir el consumo de alcohol cuando se sale.

 

3. Olvídate de la comida precocinada

 

Ahorrar implica esforzarse y para ello hay que cocinar. Además, cocinar tus propios alimentos no solo es más barato, sino también más sano. Hay muchísimas recetas sencillas, rápidas y sanas por internet. Tanto tu cuerpo como tu bolsillo lo agradecerán.

 

4. Camina y transporte público

 

Sabemos que en Valladolid hace frío y quizá caminar hasta la universidad para entrar a las 8 de la mañana no sea una buena idea, pero volver a mediodía caminando sí que puede serlo. Olvídate del coche y ahorra un buen dinero en gasolina. Además, el tiempo cada vez será mejor.

 

5. Lleva el almuerzo hecho en casa

 

Si almuerzas a media mañana, puedes ahorrar algo de dinero llevándolo de casa. Al final un pincho de tortilla con un café cada mañana, van sumando y suponen una buena cantidad a lo largo del mes.

 

En resumen se trata de reducir los gastos que se pueden recortar siendo razonables y ahorrar dinero a lo largo del curso para compensar el desembolso de la matrícula. Existen otras soluciones, como por ejemplo la financiación. Hoy en día se puede conseguir dinero en muy poco tiempo y con pocos requisitos e incluso hay préstamos con ASNEF. Si se acude a ellos, lo mejor es solicitar solo la parte del dinero que se necesita, y no toda la cantidad de la matrícula. De esta manera, más adelante se pagará la menor cantidad posible en intereses.