¿Cómo ha sido este año para los chicos de Autismo Valladolid?
Tribuna mini Saltar publicidad
2 file
Cyl dots mini

¿Cómo ha sido este año para los chicos de Autismo Valladolid?

En el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, la presidenta de la Asociación asegura que han sido unos meses muy duros para ellos

En el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo hablamos con María Concepción Galván, la presidenta de Autismo de Valladolid y vicepresidenta de la Federación de Autismo de Castilla y León, pero sobre todo mamá de Daniel, una persona con autismo de 24 años. “Si de algo presumo es de ser su madre”.

 

Para las personas con autismo este año ha sido muy duro. El confinamiento provocó dos vías: la primera, para aquellos chicos con discapacidad intelectual asociada, que tienen su cabeza muy estructurada en cuanto a los contenidos de su día a día y al espacio temporal. De ir todos los días al colegio, vieron rota su rutina y “lo llevaron bastante mal”.  A nivel telemático nunca les faltó intervención. “Hubo niños que no se adecuaban mucho y otros que estaban encantados con las plataformas”, relata María Concepción.

 

Por otro lado, están los chicos que tienen problemas en cuanto a las relaciones sociales. Romper esa barrera todos los días de acercarse a los demás es lo que más les cuesta y el hecho de quedarse en casa lo llevaron mejor. “Pero en general han sido unos meses realmente duros para todos”, según la presidenta. En la Asociación de Autismo Valladolid tuvieron confinados a los chicos con padres mayores durante los tres meses en el centro porque necesitan estar ocupados 24 horas. 

 

Durante el confinamiento, las personas con autismo necesitaban salir de casa porque “tenían que desfogar” y se tardó en permitir que salieran a pasear. “Nos creó la conciencia de la poca sensibilidad que existe a veces en la sociedad”, relata la presidenta. Al no tener rasgos físicos que les identifiquen, la gente podría pensar que eran chicos que salían a la calle porque querían y no porque realmente lo necesitaran y, en algunas ocasiones, ciertas personas les increpaban desde los balcones porque salían a pasear. “Eso nos demuestra que falta mucha formación e información sobre lo que es el autismo”.

 

Actualmente, los servicios están empezando a funcionar con cierta normalidad y esperan que la vacuna haga sus efectos para poder seguir así. Nada les viene mejor que tener el tiempo ocupado, aclara María Concepción. Son chicos jóvenes que ven rota su rutina de la noche a la mañana y la vuelta a la misma les volvió a provocar dificultades para adaptarse. En Autismo Valladolid hicieron el esfuerzo de mantener abierto el colegio en agosto para que no se produjera ese “efecto sierra”.

 

La presidenta de Autismo Valladolid y madre de Daniel ha querido lanzar un mensaje:

“Nuestros hijos son maestros y nos han enseñado que, en la mayoría de los casos, han sido muy conscientes de la situación y han sabido adaptarse”.