Cómo contratar a un cerrajero de confianza en Valladolid

El índice de criminalidad cayó un 3% el año pasado en Castilla y León, según datos del Ministerio del Interior. Aunque se incrementaron algunos delitos, como los homicidios dolosos y asesinatos o la sustracción de vehículos a motor, otros como los robos con violencia e intimidación o los robos con fuerza descendieron.

Eran buenas noticias para una comunidad autónoma que se suele encontrar entre las más seguras de España viendo los datos, pero todavía se cuentan con muchas sombras, especialmente en Valladolid. Aunque también redujo su índice de criminalidad, este sigue siendo el más alto de la toda Castilla y León, con 31,4 infracciones penales por cada 1.000 habitantes según datos de finales de 2016.

 

Considerando que los robos se encuentran entre los delitos que subieron y que se acercan las vacaciones de verano, es el momento de blindar la seguridad en los hogares. A fin de no llevarse ninguna sorpresa desagradable a la vuelta. Hay que proteger especialmente aquellos puntos de la casa vulnerables, esto es, las ventanas y la cerradura. Contar con un buen profesional ofrecerá un plus de confianza, y estos pueden encontrarse siguiendo unos consejos básicos.

 

SERVICIO URGENTE 24 HORAS 

 

Para encontrar cerrajeros urgentes en Valladolid, accede a esta página de Valladolid, con una guía que ayuda a encontrar al profesional adecuado. Para empezar, sus servicios deberían extenderse a toda la provincia, sin que ello implique tiempos de respuesta altos, sino un amplio equipo técnico y humano para atender cada incidencia con presteza y efectividad. Algo exigible a los cerrajeros de Valladolid y a los que no se encuentren en la provincia castellanoleonesa.

 

Los profesionales del sector deben comprometerse a ofrecer un servicio muy profesional, contando con técnicos experimentados en sus filas, capaces de instalar, mantener y solucionar incidencias en cualquier tipo de cerraduras. Y, por supuesto, con un proceso cuidado y eficiente.

 

Lamentablemente, el sector cuenta con mucho intrusismo. Se trate de un servicio urgente o no, es recomendable pedir al cerrajero una credencial, carné o placa identificativa, otorgada por una institución como la Unión de Cerrajeros de Seguridad (UCES), de la que forman parte unos 3.000 profesionales.

 

Si no la lleva consigo, tener un presupuesto en el que aparezcan todos los datos de la empresa o una factura puede ser la alternativa.

 

AMPLIO ABANICO DE SERVICIOS 

 

En el mundo de las puertas y cerradura se innova cada vez más. También se aplica la tecnología para dar lugar a soluciones inteligentes que hagan que este básico de la casa cumpla su cometido como es debido, el de proteger.

 

La gama es amplia en tipos de cerraduras. Las multipunto constan de varios puntos de anclaje, las embutidas van empotradas en el lateral de la puerta, las digitales se abren a través de una tarjeta o código número (o también a través de la huella dactilar) y las cilíndricas tienen un sistema en forma de cilindro con una pestaña que se levanta y se ajusta a la forma de la llave. Son algunos de los modelos más conocidos, cada uno con sus peculiaridades, y el cerrajero debe conocerlas todas.

 

Pero las cerraduras de puertas no son las únicas que un cerrajero se puede encontrar. El usuario también puede sufrir incidencias en la persiana metálica, en puertas automáticas, cajas fuertes u otro tipo de cierres metálicos que obligan al cerrajero a ser un profesional completo y contar con las herramientas necesarias para poder responder. Para conocer más cerrajeros en esta ciudad, se puede consultar la página de Mahico y los servicios que prestan habitualmente.

 

PRESUPUESTO POR ADELANTADO Y GARANTÍAS 

 

En una entrevista para ABC, el presidente de la Unión de Cerrajeros de Seguridad (UCES) Manuel Sánchez Gómez-Merelo, aconsejaba a los consumidores interesarse por el estado de las cerraduras y actualizarlas a su debido tiempo. Algunas llevan instaladas 30 años y el usuario cree que están bien porque su funcionamiento es el correcto, cuando lo cierto es que son muy vulnerables a los intrusos.

 

El presidente de la UCES, de hecho, aseguraba que el parque de cerraduras que tenemos en España es muy antiguo, y se atrevía a dar un porcentaje de las que están obsoletas: un 80%. Lamentablemente, si el trabajo de los cerrajeros ha aumentado en los últimos años es por averías o roturas, y no porque haya aumentado la concienciación ciudadana.

 

En muchas ocasiones, es la falta de presupuesto la que se usa como argumento para posponer tareas básicas de mantenimiento que garanticen la seguridad. En realidad podría ser suficiente con el cambio de bombillo, un gasto que no tiene por qué superar los 60 ó 70 euros.

 

Hay cerrajeros baratos en Valladolid a los que puedes pedir presupuesto en esta web sin compromiso, a fin de tenerlo por adelantado. Además, los cerrajeros se comprometen a dar garantías al cliente, tanto en mano de obra como en materiales, por lo que si algo no va bien se les puede reclamar. Eso sí, hay que insistir en la importancia de comprobar que sean cerrajeros acreditados, y no tener en cuenta los bajos precios ofrecidos en los anuncios de cerrajería en la calle.

 

En ocasiones, estos ni siquiera corresponden a verdaderos cerrajeros, como ha denunciado el propio colectivo. De hecho, su colaboración con la policía y los ayuntamientos ha deparado en la prohibición de este tipo de pegatinas sin datos, más que de un móvil, usadas por falsos cerrajeros para robar.

 

CONSEJOS GENERALES DE LAS AUTORIDADES 

 

Así pues, la primera de las claves es: contacta con una empresa de confianza de cerrajeros, a través de un listado contrastado de cerrajeros en Valladolid. Se pueden recabar opiniones y testimonios de familiares, amigos y vecinos.

 

El consejo más básico de la Policía Nacional antes de salir de casa por vacaciones es cerrar bien puertas y ventanas, pero con cuidado de no dejar señales demasiado claras de que la vivienda está temporalmente desocupada. Se puede optar por no bajar completamente las persianas, programar el encendido de luces o aparatos como la televisión a diferentes horas del día o pedir a alguien de confianza que vaya con regularidad.