¿Cómo afecta a autoescuelas y alumnos la huelga de los examinadores de tráfico?

A. MINGUEZA

La Asociación de Examinadores de Tráfico ha comunicado este miércoles que reduce los paros a tres días por semana a partir del 4 de septiembre a pesar de no haber acuerdo con la DGT. De lo contrario, supondría parar por completo de dar clases, según explican desde las academias de Valladolid. La solución no satisface a las partes.

La Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra) ha decidido este miércoles 23 de agosto que, en lugar de la huelga indefinida que tenía prevista a partir del 4 de septiembre (y que ratificó el martes 22 tras reunirse, sin acuerdo, con la DGT), se convocan paros tres días a la semana, lunes, martes y miércoles.

 

Desde Asextra piden que se cumplan los acuerdos alcanzados en 2015. Pero han considerado "un cambio de estrategia en la huelga en base a la responsabilidad" ya que un paro total de los examinadores supondría, en voz de las autoescuelas de Valladolid, dejar de trabajar. A pesar de la marcha atrás de Asextra, desde la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) piden para los días de paro unos servicios mínimos del 77%. Algo difícil de alcanzar si se tiene en cuenta que, desde Asextra, sugirieron un 20% cuando aún se mantenía el paro total mientras que la DGT planteó un 65%, según informan los examinadores.

 

Para comprender del todo la situación que se vivirá a partir del 4 de septiembre hay que saber que, durante la última semana de junio y todo julio, los examinadores ya convocaron huelga con paros parciales de varios días a la semana.

 

¿QUÉ SUPONE LA HUELGA A PARTIR DE SEPTIEMBRE?

 

En palabras de Andrés, de la Autoescuela San Benito en Valladolid, un paro total de los examinadores supondría "básicamente no trabajar" ¿Por qué? "Como profesional no puedo dar clase a un alumno sabiendo que no hay perspectivas de examinarlo. ¿Como le pides que acuda a dar unas clases sin saber si se va a poder examinar?" explica Andrés, quien por otra parte entiende que los examinadores "aspiren a cobrar más, y que lo hagan en base a unos acuerdos que hayan adoptado con anterioridad" aunque expone que "se hace cuesta arriba que al final lo paguen otros". 

 

Desde CNAE, la decisión de los examinadores "dentro de lo malo es lo menos malo", según declaraciones recogidas por Europa Press, y advierten que entre junio y julio se dejaron, en toda España, unas 80.000 pruebas sin hacer por lo que "ya hay un retraso importante" y sentencian que "el que quiera sacarse el carné de conducir este año tendrá que ser con suerte". No obstante desde la CNAE también culpan a la DGT -dependiente del Ministerio del Interior- porque "las convocatorias del teórico se están retrasando para que no haya aglomeraciones del práctico, para que no digan que ha habido 150.000 personas sin examinar, sino 80.000, que es la cifra que ellos dan".

 

Además la Confederación de Autoescuelas alega que esta situación influye para que haya más suspensos ya que "la gente va mucho peor preparada porque no pueden continuar dando prácticas, las dejan, se preparan peor y les cuesta más dinero el permiso de conducir".

 

¿SE PLANTEA ALGUNA SOLUCIÓN?

 

Para tener una idea de la magnitud de la situación en Valladolid, según explica Andrés, hay solo en coches una media de 6 o 7 examinadores diarios con un tope de 13 alumnos cada uno por día. Sin entrar a valorar otras variables como exámenes en pista, y carnéts de motos o camiones.

 

Entre las soluciones, hay muchas propuestas pero ninguna certeza. Se planteó una alternativa, que fuese el personal militar quien asumiese el papel de los examinadores, pero como reconoce Andrés "eso fue un globo sonda para convocar una serie de plazas que no iban a ser para este año, sino para 2018". Por lo que el problema a corto plazo tampoco se arreglaría.

 

Desde la CNAE proponen como alternativa la transferencia de las competencias de tráfico a las Comunidades Autónomas, o la privatización del servicio de examinadores. 

 

De momento, y si no hay acuerdo de última hora, a partir del 4 de septiembre y durante todo el mes los lunes, martes y miércoles los examinadores irán a la huelga. Y eso afectará a autoescuelas y, en último lugar, a los estudiantes que quieren obtener su permiso de conducir. En qué medida, dependerá de la celeridad para encontrar puntos en común entre examinadores y Dirección General de Tráfico.

Noticias relacionadas