Comienzan las obras de reparación de la pasarela peatonal de madera situada sobre el río Duratón en Peñafiel

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ha iniciado los trabajos de reparación de las deficiencias existentes en la pasarela peatonal de madera situada sobre el río Duratón a su paso por el casco urbano de la localidad vallisoletana de Peñafiel, incluida en la Senda del Duero.

 

Las labores, que ejecuta la empresa Tragsa, se han iniciado con la preparación del terreno para asentar el andamiaje temporal que habrá de sostener la parte central de la pasarela. Por este motivo, han explicado desde el órgano de cuenca, la estructura, emplazada en el parque Pedro Burgueño del municipio, permanece cerrada al paso de peatones desde la semana pasada.

 

Una vez concluida esta fase de apeo, previsiblemente a finales de mes, tendrá lugar el desmontaje de los dos arcos de madera superiores que sujetan la estructura, con la presencia de sendas grúas, para proceder a su retirada y arreglo posterior que corrija la deformación producida.

 

En caso contrario, han añadido desde la CHD, habrá que disponer de unos nuevos para devolver el conjunto a su diseño original. A partir de entonces, según estiman técnicos de la CHD, se comprobará la estabilidad del tablero sobre el andamiaje instalado para autorizar de nuevo el paso por de los peatones, "hecho que en principio no debería presentar problemas ya que el estado de la cimentación y de los pilares es correcto".

 

Respecto al plazo de ejecución, desde la CHD explican que no resulta posible precisar su duración porque depende en buena medida de la restitución o no de los arcos superiores. Por este motivo, y con el fin de favorecer la movilidad de los ciudadanos, la CHD y Tragsa han habilitado el mencionado andamiaje para permitir el tránsito de viandantes hasta que sean repuestos aquellos.

 

Tanto esta pasarela como otras tres, ubicadas junto a la desembocadura del Duratón en el Duero, en Pesquera y entre las localidades de Padilla y Quintanilla de Arriba, se incluyeron en la Senda del Duero, una ambiciosa actuación medioambiental de acondicionamiento desde Bocos a Olivares, para uso recreativo, a lo largo de 37,5 kilómetros incluida dentro del II Plan de Recuperación de Riberas.