Comer fuera resulta cada vez más sencillo para los celíacos: restaurantes sin gluten en Valladolid

Cada vez se hace más hincapié desde los colectivos, comunidades y asociaciones de celíacos en concienciar a la hostelería de las buenas prácticas en torno a la contaminación cruzada y al gluten.

La Enfermedad Celíaca es una intolerancia permanente al gluten, proteína que podemos encontrar en cereales como la avena, la cebada, el trigo o el centeno. Su consumo en personas con esta intolerancia produce una atrofia de las vellosidades intestinales impidiendo la correcta absorción de los nutrientes (proteínas, grasas, hidratos de carbono, sales minerales y vitaminas).

 

Es la enfermedad crónica intestinal más frecuente en España. Según la Asociación de Celíacos de Castilla y León (ACECALE), afecta a 1 de cada 100-150 personas nacidas vivas. Su base genética justifica que puede haber más de un paciente celíaco dentro de una misma familia y pueden padecerla tanto niños como adultos.

 

Entre los síntomas que apuntan a una Enfermedad Celíaca se encuentran: pérdida de apetito y de peso, diarrea crónica, distensión abdominal, alteraciones del carácter, a cualquier edad y retraso del crecimiento en el niño. A veces pueden existir otros síntomas como cólicos de gases. En algunos casos los síntomas pueden ser atípicos o estar ausentes, lo que dificultará su identificación.

 

El único tratamiento posible en la actualidad consiste en seguir durante toda la vida una estricta dieta sin gluten, basada en alimentos naturales. Pero no se puede negar que, para un celíaco, hacer la compra es mucho más complicado y caro que para alguien que no sufre la enfermedad: Una familia con un miembro celíaco puede llegar a pagar hasta 1.028,22 euros más al año a la hora de realizar la compra, según el Informe de Precios de 2018, realizado por la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE).

 

Por suerte, son cada vez más los supermercados e hipermercados que cuentan con este tipo de productos, como Mercadona, Carrefour, Día o Eroski. Pero... ¿Y para aquellos que quieran comer o cenar fuera? ¿Pueden acudir a restaurantes con la certeza y tranquilidad de que no se intoxicarán? 

 

Ricardo Torres Peral, médico adjunto de la Unidad gastroenterología infantil del Hospital de Salamanca, alerta de las contaminaciones cruzadas: "Hay que tener mucho cuidado con esto, un alimento puede no llevar gluten pero estar realizado en una fábrica o en un restaurante donde realizan alimentos que sí que tienen y no se siguen unas técnicas de separación de los alimentos y puede haber lo que llamamos contaminaciones cruzadas".

 

Lo cierto es que se está haciendo mucho hincapié desde los colectivos, comunidades y asociaciones de celíacos en concienciar a la hostelería de las buenas prácticas en torno a la contaminación cruzada y al gluten. Valladolid es una buena opción para aquellos celíacos que quieran disfrutar de una buena comida fuera de casa, ya que cuenta con un gran número de restaurantes de comida sin gluten. 

 

Según Restaurantes Tripadvisor, estos son algunos de los establecimientos de este tipo con mayor relevancia. La página web cuenta con información y valoraciones de cada uno.

 

Lagarejo Rest&Bar, en Calle Madre de Dios, 25

Eh Voilà!, en Calle Esgueva, 15

NIZA, en Calle Padilla, 10

La Cocina de Manuel, en Calle Hipica, 1

Mesa Cero del Val, en Calle General Almirante, 10

La Cotorra, en Calle Caridad, 2

Le Bistró, en Calle Teresa Gil, 7

La Mafia se sienta a la mesa, en Plaza de los Arces, 5

Restaurante Campogrande, en Calle de Gregorio Fernández, 4

Restaurante Gabi García, en Calle Vereda, 2