¿Coches que se aparcan solos? El proyecto vallisoletano que representará a España en los premios Renault

Twizyline es una plataforma de carsharing con aparcamiento autónomo. Los creadores, un grupo de alumnos de la UVa, optan a ponerla en marcha en los Juegos Olímpicos de París 2024.

Una plataforma de carsharing con aparcamiento autónomo. En esto consiste TwizyLine, el proyecto de un grupo de alumnos de la Universidad de Valladolid que representará a España en el Renault Twizy Contest 2020. Un concurso internacional con el que la empresa francesa busca una alternativa de movilidad ecológica para los Juegos Olímpicos de París 2024. Además, este equipo vallisoletano ganó el concurso de la UVa Prometeo 2020, que premia a los jóvenes innovadores ayudándoles a poner en práctica sus ideas, con el objetivo siempre de “mejorar la vida de la gente”.

 

Ignacio Royuela, Adrián Mazaira y Samuel Pilar, todos ellos estudiantes de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de la Universidad de Valladolid, se unieron para dar a luz a este innovador proyecto, fruto de la idea e intención de su tutor, Juan Carlos Aguado. Poco después se incorporó al equipo Mario Martín, estudiante de Periodismo también de la UVa, para encargarse de la comunicación de TwizyLine en su viaje hacia la cima de la tecnología.

 

Si el conjunto sale victorioso de los premios Renault, podrá hacer realidad su idea en los Juegos Olímpicos de París y presentará su proyecto en el Internacional CES (Consumer Electronics Show) de Las Vegas 2021, donde las grandes empresas de la tecnología a nivel mundial muestran sus creaciones e investigaciones.

 

“Exponer con Huawei, Apple y todas esas empresas, es otro rollo”, exclama Mario Martín. Sin embargo, los chicos de TwizyLine están centrados en el presente, lo que por el momento persiguen es llegar a esa final del concurso Renault, por el que empezó todo. Aún no hay fecha exacta para la celebración de este evento, además Mario explica que, debido a la irrupción de la pandemia, se hará de manera online y no en París como estaba previsto. Entre tanto, el equipo vallisoletano está desarrollando su proyecto para acercarlo cada vez más a la realidad, fuera de los planos.

 

“Ahora mismo estamos en un punto del proyecto en el que estamos implementando toda la tecnología que ya tenemos probada en el coche, en el Twizy que nos ha facilitado Renault y los chicos lo están haciendo autónomo”, explica Mario. Añade que también se están centrando en la parte de comunicación para conseguir ayuda y apoyo y poder sacar el proyecto adelante. Por el momento, el conjunto vallisoletano ya se ha reunido con el concejal de Movilidad y Espacio Urbano, Luis Vélez, así como con la concejala de Innovación, Desarrollo Económico, Empleo y Comercio, María del Rosario Chávez.

 

EL PROYECTO

Pero, ¿en qué consiste exactamente TwizyLine y qué hace de él un proyecto novedoso? “Es un carsharing como los que pueden encontrarse en Madrid, la diferencia está en que el aparcamiento es autónomo. Tú llegas a un punto, te bajas del coche y él va solo a recargarse y aparcarse”, explica el responsable de comunicación.

 

¿La novedad? El diseño, se trata de un parking autónomo y no hay ninguno de este tipo en Europa”, tan solo existe algo parecido en Alemania, señala Mario. “Además, el diseño permite meter muchos coches en poco espacio porque el Twizy es pequeño, esto y el no tener que contar con espacio para peatones, permite que, por ejemplo, en un parking de 70 plazas, nosotros saquemos unas 168”, añade.

 

El parking funciona solo, cuando alguien quiera usar la plataforma solo tendrá que descargar la aplicación móvil, que estará disponible tanto para IOS como para Android, con un email y una contraseña ya será usuario de TwizyLine. Podrá buscar entonces desde la app el aparcamiento más cercano y conocer cuántos vehículos están disponibles en ese momento, así como su nivel de carga.

 

El usuario podrá pedir su Twizy cuando se encuentre junto al parking, y el coche se acercará de manera automática al lugar de salida siguiendo una línea. Desde entonces, la persona podrá utilizarlo para desplazarse donde lo desee. Una vez finalizado su trayecto, el usuario tendrá que dejarlo en la entrada del aparcamiento TwizyLine más cercano y podrá marcharse. Pues el coche, él solo, seguirá la línea hasta la zona de recarga y estacionamiento.

 

“El Twizy funciona dentro del parking mediante un sistema de filoguiado, es decir, sigue unas líneas pintadas en el suelo mediante un sensor específico que se encarga de esa acción, igual que los AGVs de las fábricas”, aclara Mario Martín. Nadie podrá acceder dentro del aparcamiento y habrá seguridad para evitar que nadie lo intente.

 

En principio, TwizyLine está focalizado a la villa olímpica de París, pues “resuelve el problema del concurso, una solución ecológica para los Juegos Olímpicos, asegura el responsable de comunicación del equipo. “No se pondría en todo París, sino en sitios estratégicos para los Juegos, como la villa olímpica o ciertos estadios”, añade.

 

Las expectativas del conjunto vallisoletano van más allá, presentan TwizyLine como un royecto que “revolucionará la forma en la que nos movemos dentro de las ciudades”, pues ante el continuo aumento de la contaminación en ciudades grandes y pequeñas, “los ayuntamientos cada vez aplican más restricciones a la circulación de vehículos de combustión”. Muestran su proyecto como alternativa “para moverse libremente y no pensar en aparcar”.

Comentarios

Bici pa ti 07/10/2020 09:16 #1
Pues con el perroflautismo del ayuntamiento poco futuro tienen los coches y su industria quí. Habrá que desarrollar proyectos de bicis autónomas con spottify integrado o algo así..

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: