Cinco años de cárcel para el cliente de un bar de La Rondilla que intentó matar a otro propinándole golpes en la cabeza
Cyl dots mini

Cinco años de cárcel para el cliente de un bar de La Rondilla que intentó matar a otro propinándole golpes en la cabeza

Juzgado de Valladolid. EUROPA PRESS

La sentencia considera probado que el condenado, “de forma inopinada y sin mediar palabra”, pegó un puñetazo a la víctima y siguió golpeándole después de que el propietario del bar intentara separarlos.

La Audiencia Provincial de Valladolid ha condenado por tentativa de homicidio a cinco años de cárcel a J.F.B.P., vecino de Valladolid, que en la madrugada del 21 de agosto de 2019 estaba fumando un cigarro en el exterior de un bar en el barrio de La Rondilla cuando empezó a golpear sin causa alguna a otro cliente del establecimiento que estaba tomando una consumición, hasta poner en riesgo su vida.

 

La sentencia considera probado que el condenado, que tenía antecedentes penales no computables a efectos de reincidencia, “de forma inopinada y sin mediar palabra, pegó un puñetazo a la víctima, I.E.L., de 38 años de edad, y siguió golpeándole después de que el propietario del bar intentara separarlos.

 

Así, “le propinó de nuevo un fuerte golpe en la cabeza” posiblemente con un botellín de cristal, tras lo cual le dejó aturdido en el suelo, y tras abalanzarse sobre él “de forma brusca, contundente y repetida, golpeó su cabeza contra el suelo, sabedor de que con tal acción podría acabar con la vida de aquel”, informa Ical.

 

Como consecuencia de la agresión recibida, la víctima, “cuya vida estuvo en riesgo” según recoge la sentencia, sufrió una fractura hundimiento craneal con contusión cerebral y neumoencéfalo bilateral, una contusión periorbitaria izquierda, otra contusión en codo izquierdo con herida y una monoparesia de mano izquierda, que precisaron en todos los casos tratamiento médico. 

 

Después de 49 días de seguimiento médico, la agresión le ha dejado secuelas en el sistema nervioso, además de varias cicatrices y fue precisa una intervención quirúrgica de urgencia por el servicio de neurocirugía, bajo anestesia general, para la limpieza de la herida, retirada de los fragmentos óseos y la sutura de la meninge externa y del cuero cabelludo, que supuso un riesgo vital para la vida de la víctima al afectar de forma grave a un órgano vital. 

 

El condenado, que se declaró insolvente, se encuentra en prisión provisional por esta causa desde el día 22 de agosto de 2019, y en concepto de responsabilidad civil deberá indemnizar a la víctima con 8.895 euros y al Sacyl con 2.513,09 euros. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: