Cientos de vallisoletanos tienen que volver a sus casas tras la suspensión de la campaña de vacunación
Tribuna mini Saltar publicidad
2 file
Cyl dots mini

Cientos de vallisoletanos tienen que volver a sus casas tras la suspensión de la campaña de vacunación

MIRIAM CHACÓN/ ICAL

Se encontraban haciendo cola en el Centro Cultural Miguel Delibes, cuando desde megafonía se informaba de la suspensión.

Castilla y León ha decidido suspender este miércoles la vacunación con AstraZeneca de manera cautelar hasta que se aclare finalmente la vinculación de esta vacuna con los trombos que se han dado en una pequeña parte de los vacunados. Así lo han hecho saber por megafonía a todas las personas que estaban congregadas en el Auditorio Miguel Delibes de Valladolid para vacunarse esta mañana.

 

Protección Civil de Valladolid ha pedido a través de las redes sociales que, a pesar de estar convocadas en el Centro Cultural Miguel Delibes, estas personas no acudan a la vacunación hasta nuevo aviso.

 

Este miércoles seguían vacunándose los nacidos en los los años 1957 y 1958 desde las 9:00 horas, hasta las 19:30, por lo que parte de ese grupo se ha podido vacunar hasta el anuncio de la Junta.  Muchos de los citados se desplazaron este miércoles hasta el centro para recibir su dosis y era allí, en la puerta, donde conocían la suspensión de la vacunación. En muchos casos los citados iban acompañados por convivientes que ya habían recibido su primera dosis en las jornadas de lunes y martes, cuando las vacunas se distribuyeron con normalidad.
 

Este es el caso de Isabel Robres y Cirilo Comerón que se desplazaron en la mañana de este miércoles desde Medina de Rioseco por segundo día consecutivo, ya que ayer era el hombre el que recibía su dosis y hoy estaba prevista la vacunación de su mujer. Ambos criticaron la falta de información aunque se mostraron "tranquilos".
 

"Yo estoy tranquilo, me puse la vacuna ayer, malo será que pase algo si ya no me ha pasado nada", ha señalado Comerón, a lo que su esposa ha apuntillado que venía sin miedo, "igual que ayer".
 

Antonio Jiménez se enteraba al aparcar su coche de la suspensión de la vacuna, le informó Antonio Jiménez, quien había recibido ayer la primera dosis y se había dirigido al Delibes para preguntar por la situación, ya que la suspensión le había generado "preocupación" pese a no tener ningún efecto secundario. "Esto da un poco de escalofrío", ha apuntado a Europa Press.
 

Por su parte, Jiménez ha manifestado su sorpresa, ya que estaba citado a las 11.00 horas. No obstante, ha asegurado que venía a ponerse la dosis correspondiente "tranquilo" y ahora la situación le ha generado cierta "preocupación". "Algo pasa", ha aseverado.
 

Sin embargo, María Teresa Pérez ha asegurado sentir "cierto alivio" al ver que se había cancelado la vacunación, ya que, pese a acudir al Delibes para recibir su dosis, ha asegurado que no le hacía "gracia" ser vacunada con AstraZeneca al tener problemas de circulación sanguínea.
 

Pérez ha considerado además que podían haber avisado por teléfono, a lo que su marido, Silvano del Hierro, ha señalado que la información no ha sido correcta, ya que se han enterado por los medios de comunicación tanto de la citación como de la suspensión. "Veníamos a ver qué pasaba pero podían habernos informado telefónicamente", ha manifestado.
 

Carmen Barbero ha compartido a la entrada del centro que piensa que esta situación se debe a una "guerra fría" entre farmacéuticas y ha asegurado que si la vuelven a citar acudirá con total tranquilidad. "Creo en la medicina y en la investigación", ha defendido, tras lo que ha señalado que ésta es la única forma de atajar el virus.

 

Por último, José Luis Cea ha tildado la situación de "fraude" y ha insistido en que esta situación obedece a una "fatal previsión". "¿Qué pasa con los que se han vacunado ayer y antes de ayer?", se ha preguntado, tras lo que ha asegurado sentirse "confiado" con las vacunas.