Cientos de fieles rinden devoción a la Virgen de la Vera Cruz de Valladolid en el Viernes de Dolores

Viernes de Dolores, la Semana Santa comienza oficialmente para las Cofradías vallisoletanas que, como la de la Santa Vera Cruz, se vuelca con su tradicional besapié durante toda la jornada. “Es uno de los días grandes de la Cofradía, el pistoletazo de salida a la Semana Santa”, explica el vicealcalde de la Cofradía, Daniel Domínguez.

 

Durante todo el día, la concurrencia es continua. Niños y mayores que se acercan a rendir honores a la Virgen de la Vera Cruz. En silencio se acercan hasta el altar Mayor, de donde ha descendido, la imponente talla de Gregorio Fernández. Una oración y un beso con la cabeza inclinada en señal de respeto. Ese es el rito.

 

“Por aquí pasarán hoy más de mil fieles”, dice Daniel Domínguez, quien explica que a mediodía se celebra la tradicional Misa por los Cofrades de Honor del Real Colegio de los Ingleses. Por la tarde se prevé Vía Crucis, Rosario y Santa Misa. Ya se nota la ilusión y el nerviosismo en los cofrades voluntarios que velan por mantener el orden en el templo. De vez en cuando alguno se asoma a la calle y mira al cielo. Por el momento no llueve.