Choque entre la Federación Vecinal Antonio Machado y Vox en el Pleno por el lenguaje inclusivo

El concejal de Vox en el Ayuntamiento de Valladolid. JUAN POSTIGO

El Grupo Municipal realizó una propuesta, que decayó, para adaptar el lenguaje del Ayuntamiento al método RAE, a lo que la Federación respondió con una ‘contramoción’ para promover la igualdad

Estaba claro que iba a ser uno de los temas de debate en el Pleno Municipal del mes de marzo. El Grupo Municipal Vox llevaba una moción para adaptar el lenguaje del Ayuntamiento al recién emitido Informe sobre el Lenguaje Inclusivo en la Constitución de la RAE, en el que se defiende que la utilización de términos masculinos incluye de igual manera a hombres y mujeres. Una propuesta que se encontró con la negativa del resto de grupos municipales… y de la Federación Vecinal Antonio Machado.

 

La idea de Vox era sencilla. En su moción de seis puntos proponía, entre otras cuestiones, que el Consistorio utilizara en sus escritos, trámites y diferentes documentaciones y expresiones públicas esta integración de ambos géneros utilizando solo el término masculino, además de que se “evite gastar dinero público y recursos en subvenciones y actividades como cursos de formación, talleres, charlas de sensibilización y concursos que promuevan otras interpretaciones en clave ideológica distinta a los criterios especificados por la RAE”. Y fue ahí donde se encontró la oposición de todo el Pleno, comenzando por la Federación que solicitó de manera explícita intervenir en la sesión.

 

“Este es un asunto que va más allá de los preceptos legales; es una necesidad. Necesidad a la que sólo puede negarse quien quiera perpetuar situaciones discriminatorias”, expuso la presidenta vecinal, Margarita García, antes de que comenzara el debate entre los propios grupos municipales. “Si las palabras son sólo masculinas, lamentablemente la realidad se percibirá siempre desde esa óptica, así que debemos hacer evidentes en el texto y habla la presencia tanto de hombres como de mujeres”.

 

CONTRAMOCIÓN

 

Así la dirigente vecinal puso sobre la mesa una serie de puntos “a diferencia de lo propuesto en la moción”, una serie de acuerdos como repartir manuales o guías por un lenguaje igualitario, revisar los impresos, formularios, etc. usados en el Ayuntamiento y analizar la publicidad emitida, en todas sus formas, por el Consistorio para erradicar el lenguaje sexista. Irrealizables, en realidad, ya que lógicamente solo los grupos municipales pueden proponer mociones reales.

 

“Buenos días, señoras y señores, señores y señoras”, arrancó, irónico por su parte Javier García, el único concejal de Vox del Consistorio después de la presidenta vecinal para defender su propia moción. “Simplemente proponemos que no se doble de manera innecesaria el lenguaje, algo a lo que se llama economía del lenguaje y que ha explicado la propia RAE en este Informe sobre el Lenguaje Inclusivo solicitado por la propia vicepresidenta socialista, Carmen Calvo Poyato, a la que le salió el tiro por la culata en su intento de imponer lenguaje feminista cuando la Real Academia respondió con este Informe”.

 

Fue en ese momento cuando el resto de grupos se pronunciaron. PSOE y Valladolid Toma la Palabra se alinearon con la Federación e hicieron ver la necesidad de hacer uso de este lenguaje inclusivo, mientras que PP y Ciudadanos, firmes también en su compromiso con la igualdad, hicieron ver que el debate debía realizarse de otra manera.

 

Ni siquiera la foto mostrada por el concejal de Vox, en el que se mostraba una señal en la que se leía una señal de prohibición de Valladolid en la que se leía ‘Excepto carga y descarga de vecinos y vecinas’, sirvió para que la moción hiciera amago de salir adelante. “Seamos claros, redactada de esta manera lleva a confusión en su intento de lenguaje inclusivo”, hizo ver. Pero nada. La propuesta decayó con el voto en contra de PP, PSOE y VTLP, la abstención de Ciudadanos y el único voto a favor de Vox.

Noticias relacionadas