Chema Madoz y el ardor
Tribuna mini Saltar publicidad
2 file
Cyl dots mini

Chema Madoz y el ardor

El poder de las fotografías de Chema Madoz, que vemos en El Patio Herreriano,   radica en la emoción. La muestra titulada 'La naturaleza de las cosas'  tiene un nexo inconfundible con la imaginación y con la capacidad de atrapar la voluntad del que mira y llevarle por “ahí” a darse un garbeo. Las formas y figuras que aparecen ante sus ojos no tienen fin y nunca se pueden comprender del todo. ¡No lo intentes, paseante! Sus significados agotan la imaginación del más pintado.

 

Las fotografías de esta magnífica exposición impresionan y fascinan a partes iguales. Impresionan porque pertenecen a ese lugar íntimo que es la psique y también al Reino de babia. Ya se sabe que  la sabiduría consiste en armonizar  lo consciente y lo inconsciente. Para decirlo corto, cada fotografía de Madoz te lleva, a poco que pongas de tu parte, a imágenes vertiginosas que contienen mundos  infinitos que puedes ver en un ¡clic! Y que además tienen el poder de que cuando el paseante llega casa le puede dar “el siroco”  y ponerse el mismo,  sin encomendarse a Dios ni al diablo,  a inventar figuras con tenedores, bolígrafos, lapiceros y toda clase de utensilios y sentirse durante un rato “un pequeño Madoz”. ¡Cuidado con esas cosas que tienen mucho peligro! 

 

Porque la influencia de Madoz en el arte es poderosa y pocos fotógrafos pueden negar su influencia. Y eso que está vivo.  Porque las cosas que fotografía ChMa son como la vida,  a veces incomprensibles e impenetrables al mismo tiempo. Por arte de magia, mientras paseas por la Sala 1 y 2  de El  Patio Herreriano las fotografías dejan de ser abstractas para convertirse en una entidad  cualitativa. Todo lo que había visto hasta ahora: nubes, arboles, caracolas…. cambia, toman  nuevas formas que requiere  una nueva forma de mirar.

 

Los objetos, a veces, como la vida,   son demasiados simples y no necesitan explicación. Sin embargo lo que emerge de la imaginación puede ser, en este caso, bellísimo, algo que por un momento te transforma y te subyuga.  Porque estoy hablando de belleza. La belleza es creada por el cerebro humano. Solo existe en la mente de los seres humanos. Es un prodigio del cerebro.

 

Y existe en las fotografía de Madoz. En su mundo subjetivo, creado por su ingenio que sabe mirar y encontrar. Busca y encuentra. Solo tienes que pasarte por El  Patio Herreriano y descubrirlo.