Cerca del 90% de las carreteras de Valladolid pasarán a tener una limitación de 90km/h en 2019

Tan solo 319 de los 3.068 kilómetros de carreteras con las que cuenta la provincia tienen más de un carril por sentido.

Miles de kilómetros de carreteras convencionales de Valladolid, titularidad de todas las administraciones, podrían ver modificados sus límites genéricos de velocidad una vez la DGT saque adelante el decreto con el que rebajará de 100 a 90 km/h la velocidad máxima permitida en todas las carreteras convencionales. Un cambio que traerá aparejado un mayor celo con los excesos en la red secundaria, nacionales y convencionales, que son 2.749 de los 3.068 kilómetros de la red viaria de Valladolid.

 

Tráfico tiene decidido que ha llegado el momento de reducir la velocidad en todas las carreteras convencionales, aquellas en las que se producen tres de cada cuatro accidentes con víctimas. Será con el comienzo del próximo año 2019, a partir del 2 de enero, con la entrada en vigor de un nuevo decreto que modificará el reglamento general de tráfico. La medida consistirá en rebajar la velocidad máxima de 100 a 90 km/h en aquellas carreteras nacionales que todavía tiene el límite superior.

 

Actualmente, los límites en estas carreteras de doble sentido de circulación son dos: 100 km/h para las que tienen un arcén de más de 1,5 metros de ancho o más de un carril por sentido y 90 para el resto. Según los datos de Fomento, la red viaria de Valladolid está formada por 3.068 kilómetros. Sólo 303 son de autovías y otros 16, de carreteras multicarril. El resto son carreteras de una calzada, 2.749 kilómetros.

 

De estos más de 2.700 kilómetros, 37 tienen arcenes de menos de 5 metros, con lo que parte de esa red de carreteras estaría por debajo de los 1,5 metros de arcén: en ellas ya no se puede circular a más de 90. Además, 1.585 tienen hasta 7 metros de arcén y otros 1.147 kilómetros tienen más de 7 metros de arcén.

 

Hasta ahora el criterio era límite de 90 en las de menos de 1,5 metros de arcén y 100 en el resto o en las que tienen más de un carril por sentido. Ahora el criterio será otro: 90 km/h para todas las convencionales de una sola calzada; sólo se mantendrá el límite de 100 si hay separación física entre los carriles de circulación contraria. De este modo, buena parte de la red viaria convencional de la provincia tendrá que limitarse a 90.

 

EQUIPARAR LOS LÍMITES

 

Tráfico quiere equiparar los límites para evitar confusiones y se rebajará el límite de todas las carreteras convencionales a 90 km/h para turismos y motocicletas; sólo se mantendría el límite de 100 en aquellas en las que haya separación física entre ambos carriles de circulación. La medida entrará en vigor a través de un decreto previsto para finales de año y que se haría efectivo el día 2 de enero. La medida podría rebajar un 10% el número de muertos en carretera.

 

Además, Tráfico ha decidido ser más duro con los que no respeten estos nuevos límites de velocidad. En las nacionales, con el nuevo límite a 90 km/h, ir a 111 supondrá dos puntos menos y 300 euros de multa; ahora es a partir de 121 km/hora.

Noticias relacionadas