Cerca de 800 años de historia no se rehabilitan en dos días; el puente de Tordesillas estará para primavera

Visita a las obras del puente medieval de Tordesillas (Valladolid). - DELEGACIÓN GOBIERNO CYL

La inversión es de 3,64 millones y su término dependerá de cómo afecten a los trabajos las avenidas y las lluvias

Las obras de restauración y consolidación del puente medieval de Tordesillas, en Valladolid, finalizarán tras una inversión de 3,64 millones de euros en torno a la primavera, aunque dependerá de las lluvias y las avenidas que se produzcan. Así lo ha señalado el delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, quien ha visitado los trabajos que se realizan acompañado del subdelegado del Gobierno en Valladolid, Emilio Álvarez.

 

La previsión es que la intervención culmine la próxima primavera, tras una ambiciosa terna de trabajos que recuperarán no sólo el puente en sí, sino también un antiguo mirador, ahora en proceso de demolición, que será sustituido por una estructura más ligera y accesible.

 

El puente de Tordesillas, del que no se conoce fecha exacta de su construcción tiene un incalculable valor patrimonial por lo que representa desde el punto de vista del valor tecnológico constructivo en la ingeniería y por su importancia social e histórica.

 

Se trata de un puente medieval de fábrica de sillería compuesto por diez arcos ojivales de piedra caliza. Las luces varían desde 9.50 metros hasta los casi 15.90 metros que llega a alcanzar el vano diez y flecha variable. Cuenta con una longitud total aproximada de 180 metros entre estribos y una anchura 7.30 metros. El puente tiene nueve pilas de 6.00 metros de anchura protegidas mediante tajamares afilados en todas ellas. La infraestructura se completa mediante dos estribos y muros laterales de contención de tierras.

 

Además, sobre el alzado izquierdo, próximo al estribo número 1, existe una aceña y un antiguo inmueble (con un forjado cuya tipología no corresponde a la época de la obra original) además de un mirador que en su día fue visitable, aunque hace tiempo que se encuentra cerrado por seguridad, debido a los numerosos daños que presenta, han informado a Europa Press fuentes de la Delegación del Gobierno.

 

Durante los más de 800 años de su vida, el puente ha sido objeto de innumerables intervenciones provocadas por distintas causas, pero finalmente se detectó la existencia de socavaciones en tres de sus pilas y el deterioro general de las obras de fábrica en sus alzados y bóvedas lo que ha hecho necesario llevar a cabo trabajos de reparación con carácter de emergencia para asegurar su estabilidad.

 

COMPROMISO DEL MINISTERIO

Izquierdo ha señalado que la obra supone una satisfacción personal, puesto que se trata de un compromiso cumplido del Ministerio, que él impulsó siendo secretario general de Infraestructuras, a raíz de una visita del anterior alcalde de Tordesillas, José Antonio González Poncela, que recordó que existía un convenio en virtud del que el Ministerio de Fomento comprometía a la actuación.

 

Las obras que se están llevando a cabo en el puente pueden ser divididas en tres grandes grupos. Por una parte y, en primer lugar, las obras de restauración y consolidación general de las fábricas que conforman los diferentes elementos del puente, bóvedas, tímpanos, pilas, muros, etcétera.

 

Estas obras, ya finalizadas, se han centrado en la limpieza de las superficies mediante el empleo de diferentes técnicas y la consolidación, que engloba la actuación el rejuntado, la reconstrucción de piezas, la inyección de las grietas detectadas y finalmente la aplicación de consolidantes e hidrofugantes sobre los paramentos finales.

 

En segundo lugar, las obras destinadas a reparar los descalces detectados en las cimentaciones de las pilas 4, 7 y 8. Para poder llevar a cabo estas actuaciones se ha ejecutado un dique de protección que rodea y engloba las pilas 7 y 8 junto con una isla de material impermeable rellenando el espacio interior del mismo (este dique e isla sufrieron grandes desperfectos provocados por las inundaciones y crecidas del Duero en noviembre de 2019 y se han reconstruido de nuevo en 2020). El objetivo es asegurar la estabilidad del puente y protegerlo de futuras avenidas.

 

Está previsto que esta parte esté concluida al finalizar el año, si bien, recordó el delegado, depende de la evolución hidrológica y posibles crecidas. Por último, las obras relativas al nuevo mirador, actualmente en demolición, que se encontraba cerrado al público en el momento de acometerse las obras, debido a su deficiente estado.

 

Está prevista su sustitución por una nueva estructura más ligera y estable que enlace directamente con la acera del puente, haciéndolo más accesible y que permita el mismo uso de mirador que el actual. El diseño final del mirador se realizará siguiendo las indicaciones de la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León en Valladolid, al estar integrado el puente dentro del conjunto monumental de Tordesillas, declarados Bien de Interés Cultural.