Cyl dots mini

Cerca de 6.000 personas han pasado por el Centro Municipal de Igualdad dos años y medio después de su reapertura

En él se realizan de manera constante distintas actividades como talleres, proyecciones o exposiciones. También hay en marcha tres planes para personas en riesgo de exclusión

El Centro Municipal de Igualdad de Valladolid reabrió sus puertas a finales de febrero de 2018, en su sede situada en la calle Antonio Royo Villanova, donde desde entonces se han atendido a 6.000 personas. A él acuden no solo mujeres, también hombres y personas del colectivo LGTBI. “El centro es público, van todo tipo de personas”, así lo confirma su presidenta, Raquel Carracedo, a la que Tribuna ha podido entrevistar.

 

Este espacio está abierto a todo el mundo, pero todo lo que se lleva a cabo es “con un enfoque de género”, según dice Carracedo. Es decir, un “centro abierto que va dirigido a todos los públicos, ciudadanía, tejido asociativo y profesionales”. Cuenta con un equipo multidisciplinar: una agente de igualdad, una trabajadora social, una psicóloga, una auxiliar y una técnico de ocio y tiempo libre. Todas ellas para dar asistencia a quien lo necesite.

 

En este centro se realizan numerosas actividades, desde talleres para los más pequeños, conciertos, actuaciones, charlas, mesas redondas, exposiciones, teatros, hasta talleres de empoderamiento para las mujeres. Las asociaciones también tienen una labor importante en este lugar porque pueden realizar en él todas las actividades que quieran si no cuentan con los medios o los materiales necesarios.

 

Desde su reapertura en 2018 su objetivo era “dar respuesta a las competencias del Ayuntamiento en materia de igualdad y violencia de género”. Nació como un “lugar de encuentro”, en el que tiempo después se han llevado a cabo tres planes: el Plan de Inserción laboral, el Plan de Prevención en violencia de género y el Plan de Igualdad de oportunidades.

 

PLAN DE INSERCIÓN LABORAL

El Plan de Inserción laboral, que ya está en su cuarta edición, nació para ayudar a las personas en riesgo de exclusión por causa de género, víctimas de violencia machista o personas discriminadas por su identidad sexual. El procedimiento se basa en que “se las empodera, de manera que se hace un barrido y recorrido por diferentes empresas, con una formación previa y un certificado de profesionalidad”, explica su Presidenta, quien también hace ver que les ofrecen asesoramiento, por ejemplo, para realizar entrevistas de trabajo. Otro de los talleres que se impartieron en este Centro fue en referencia al trabajo de mecánico, para así romper los estigmas de este tipo de “profesiones masculinizadas”.

 

Y es que las salidas fueron de lo más variadas. En 2019 hasta 59 mujeres acabaron el proceso del Plan de Inserción Laboral, de las cuales 33 encontraron trabajo, dieciocho como teleoperadora, en el sector de la hostelería o comerciales de seguros. Las quince restantes continuaron su formación con un curso de atención socio-sanitaria y todas encontraron trabajo en residencias.

 

PLAN DE IGUALDAD DE OPORTUNIDADES Y PREVENCIÓN DE VIOLENCIA DE GÉNERO

El Plan de Igualdad de Oportunidades se encuentra actualmente en elaboración y se basa en “la conciliación y la corresponsabilidad”, según palabras de Carracedo. Afrontan este plan con “mucho énfasis” y, sobre todo, con “mucha ilusión”.

 

El Plan de Prevención de la Violencia de Género también se encuentra en elaboración, y esta nueva edición que pronto verá la luz servirá para unificar los planes de “igualdad y prevención en uno solo”. Este está siempre en coordinación con los CEAS, centros de acción social de Valladolid.

 

EN LA PANDEMIA

Otra historia fue la adaptación a la crisis del coronavirus, claro. Como asegura Carrecedo, “el centro se adaptó a la pandemia” y llevaron a cabo talleres a través de las redes sociales. Adaptaron las actividades y consiguieron la recompensa: “en instagram hubo un aumento del 77% en los seguidores y en Facebook del 267%”.

 

Han llegado a tener “actividades con 21.000 visualizaciones”, realizaron juegos igualitarios activos y talleres de escritura creativa, entre otros. También llevaron a cabo una actividad para la reflexión de los hombres, “para que tengan la misma perspectiva”.

 

Además, brindaron asistencia psicológica a las mujeres del Plan de Inserción Laboral porque tuvieron “bastantes problemáticas a nivel psicológico”, llegaron a ofrecer hasta 15 sesiones semanales por teléfono. La directora se trevió a tildarlo de “calificación muy positiva” y se felicitó por los avances de los últimos años, ya que como ella misma dice se trata de “un centro abierto a muchas posibilidades”.

Comentarios

y el analisis-coste beneficio? 20/09/2020 16:41 #1
queda muy guay hablar de consultas, de visitas en Facebook... sí, pero todo esto cuánto ha costado? qué consultas hacen estos que no puedan hacer otros entes públicos que tienen las mismas funciones? al final es lo de siempre: hay que colocar a los amiguetxs y siempre pagamos los mismos.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: