Cerca de 10.000 llamadas han sido atendidas por el Ayuntamiento desde el comienzo del Estado de Alarma

Más de 8.400 se han recibido a través del Servicio de Información 010 y 1.550 llamadas desde la Oficina de Atención al Contribuyente.

 

El Ayuntamiento de Valladolid ha atendido cerca de 10.000 llamadas desde que se anunció el Estado de Alarma centradas en los efectos del coronavirus, las consecuencias en los servicios municipales derivadas de la necesidad de permanecer en las casas o la información sobre los tributos.

 

Según han informado fuentes municipales en un comunicado recogido por Europa Press, el 010 y el teléfono de Atención al Contribuyente resuelven la práctica totalidad de las dudas. Del total de casi 10.000 llamadas, más de 8.400 se han recibido a través del Servicio de Información 010 y 1.550 llamadas desde la Oficina de Atención al Contribuyente.

 

Además de responder, el Ayuntamiento ha resuelto "la mayoría de los problemas" que han planteado los ciudadanos desde el pasado 14 de marzo, como la adaptación del transporte público o la ampliación del plazo para el pago de impuestos.

 

El resultado es que en la actualidad, un alto porcentaje de las llamadas no están relacionadas con el funcionamiento de la Administración Municipal, sino con asuntos ajenos, derivados naturalmente de la crisis de salud pública. Así, el 95 por ciento de las llamadas atendidas por las trabajadoras del 010 durante esta semana están vinculadas a la pandemia por el coronavirus y a trámites administrativos.

 

Para el concejal de Planificación y Recursos, Pedro Herrero, los datos son reflejo de una buena gestión. "Las 10.000 llamadas demuestran que los vecinos de Valladolid confían en el Ayuntamiento como la Administración más cercana y también evidencian la receptividad del Equipo de Gobierno al escuchar y resolver esos problemas que se plantean a los servicios municipales", ha incidido.

 

Los asuntos han variado con el paso de los días, ya que el sábado 14 el tema más recurrente fue el transporte público, ya que inicialmente la Junta de Castilla y León decretó el día anterior la supresión del transporte urbano y se acató la decisión ese sábado, pero el Ayuntamiento volvió al día siguiente, domingo 15, a poner en marcha los autobuses con los reajustes necesarios en AUVASA.

 

El lunes 16 y el martes 17 fue la ORA el asunto más sobresaliente, ya que estuvo en funcionamiento esos días, pero el miércoles 18 el Ayuntamiento decidió suspender la regulación de los aparcamientos en la zona azul.

 

Esos primeros días las preguntas giraron sobre el horario de las dependencias municipales, los plazos y las dudas sobre las causas que justifican estar en la calle. También se recibieron llamadas de personas mayores que trasladaron sus problemas para hacer la compra o adquirir las medicinas, además de las cuestiones propias de la enfermedad.

 

El miércoles 18 las preguntas giraron sobre el pago de hipotecas (si se aplazan, el justificante de empadronamiento que solicitaban las entidades bancarias,...), mientras que el jueves 19 de marzo, además del comedor social y el centro de atención a las personas sin hogar y ofrecimientos para colaborar ante la pandemia, continuaron las cuestiones sobre el pago de impuestos, con especial interés por el impuesto de circulación de vehículos.

 

El Ayuntamiento decidió tres días después, este lunes 23, ampliar el plazo dos meses para pagar el impuesto de circulación de vehículos y el IBI. Asimismo, los contribuyentes tendrán la posibilidad de pagar los tributos durante seis meses.

 

Durante el viernes 20 y el sábado 21 de marzo la crisis de salud pública concitó el interés masivo de los ciudadanos, con preguntas sobre la asistencia social y el voluntariado.

 

Aunque la Concejalía de Servicios Sociales y Mediación Comunitaria tenía prevista la iniciativa, en sintonía con esa demanda se puso en marcha el sistema para que los 104 trabajadores de los CEAS pudieran atender telefónicamente las llamadas derivadas desde el 010.

 

A lo largo de esta semana, como los problemas locales se han canalizado y han encontrado una solución en el Consistorio, los ciudadanos han continuado llamando, fundamentalmente, porque la inquietud por el coronavirus sigue siendo la preocupación prioritaria.

 

ATENCIÓN AL CONTRIBUYENTE

 

En el caso del teléfono de atención al contribuyente, de las 1.550 llamadas gestionadas, más de un millar se ha referido al impuesto de circulación de vehículos. Habitualmente los trabajadores del 010 atienden una media de 1.000 llamadas diarias, media que tras la declaración del estado de alarma se incrementó sensiblemente. Así, el primer lunes en esta situación, el 16 de marzo, se proujeron 1.526 comunicaciones, cifra que ha bajado esta semana, con 1.241 este lunes y una media de entre 700 y 800 en los últimos días.