Celta y Real Valladolid firman tablas en un quiero y no puedo

El celtista Aidoo se eleva ante la defensa blanquivioleta. LALIGA

Ambos equipos buscaron el gol, sobre todo en la primera parte, pero ninguno lo encontró (0-0), a pesar de las claras ocasiones.

CELTA DE VIGO: Sergio Álvarez; Hugo Mallo, Araújo, Olaza, Aidoo; Denis Suárez (Rafinha, min.72), Lobotka (Fran Beltrán, min.65), Pape Cheikh; Santi Mina, Aspas y Sisto (Toro Fernández, min.82).

REAL VALLADOLID: Masip; Moyano, Olivas, Sali, Nacho; Hervías (Waldo, min.63), Joaquín, Míchel (Alcaraz, min.73), Plano (Porro, min.77); Sandro y Guardiola.

ÁRBITRO: Alberola Rojas. Mostró tarjeta amarilla al local Hugo Mallo y a los visitantes Joaquín y Guardiola.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 15 de LaLiga Santander, disputado en Balaídos ante 16.918 espectadores.

El partido entre el Celta de Vigo y el Real Valladolid podría seguir hasta el lunes y ninguno de los dos equipos marcaría gol. Así lo demostraron ambos, que se mostraron desacertados de cara a portería. La falta de puntería y las paradas de Masip y Sergio Álvarez hicieron que el choque acabara como empezó: 0-0.

 

Quiso dar un golpe sobre la mesa el Pucela, con un buen inicio, pero se le resistió. Eso sí, al menos metió el miedo en el cuerpo a un rival que pareció ahogado por la presión de los blanquivioletas. Les faltó el acierto, ya que Guardiola no pudo rematar bien un centro de Sandro y Sergio Álvarez desvió el potente disparo Hervías, que estuvo muy activo por la derecha.

 

Pero los gallegos despertaron y respondieron con fuerza. Santi Mina mandó un balón a la parte superior del larguero en un centro y a partir de ahí fue el Celta quien ahogó al Real Valladolid. Apareció la figura de un seguro Masip que repelió los peligrosos disparos de Aspas y Sisto y acabó atrapando la pelota en un cabezazo de Araújo; todo ello en jugadas consecutivas de saque de esquina.

 

Tan solo habían transcurrido 23 minutos y el ritmo era alto, aunque bajó hasta el descanso. El Pucela lo intentó con tímidos acercamientos, pero fue el conjunto vigués quien dispuso de otra buena ocasión. Un error de Sali, quien no se mostró fino y cabeceó el balón para Aspas, permitió a este echar a correr solo hacia Masip, pero el ghanés le alcanzó y finalmente el disparo fue repelido por el portero.

 

No desistió el Real Valladolid, que apretó en el final de la primera parte y en el comienzo de la segunda para disponer de dos ocasiones. Guardiola se revolvió en la frontal, como le gusta, pero Aidoo le sujetó lo suficiente para que el remate no le saliera bien y con ello se llegó al descanso. Mientras, al poco de regresar de vestuarios. Sali cabeceó una falta lanzada por Nacho y su remate se marchó cerca del palo.

 

El ritmo fue mucho inferior al de la primera mitad y las ocasiones no se cocinaron tan seguidas. Una buena combinación entre Lobotka y Santi Mina permitió a este sacar un disparo, aunque se encontraba algo escorado y lo cruzó demasiado.

 

Ante esa situación, los entrenadores empezaron la ronda de cambios; de hecho, Sergio González los agotó en poco más de 10 minutos. Hervías, que se apagó tras el descanso, dejó su lugar a Waldo; Míchel, a Alcaraz; y Óscar Plano, desaparecido, a Porro. Pero ni con esas espabiló el Pucela, que acabó el partido a merced de su rival.

 

El Celta lo intentó hasta el final, pero a Santi Mina se le resistió el gol en dos ocasiones –una muy clara- por fortuna para los blanquivioletas, que terminaron sufriendo. Finalmente, sumaron otro punto para colocarse con 18 antes de la visita de la Real Sociedad (domingo 8 de diciembre, 16:00 horas), contra quien no podrá estar Joaquín, que vio la quinta amarilla.

Comentarios

Blanquivioleta 03/12/2019 13:40 #2
Pienso que al equipo le hace falta alguien con más creatividad o enganche por dentro con los delanteros.
Aficionado 30/11/2019 14:09 #1
Qué cagalera me entra cada vez que Salisú intenta jugar el balón. Especialmente cuando la tiene que tocar con la derecha...

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: