CCAA avisan a Cataluña, desde la UE, que "las soluciones políticas deben buscarse dentro de la ley" y piden diálogo

Las comunidades autónomas españolas han avisado este martes al Gobierno de la Generalitat que "las soluciones políticas deben buscarse dentro de la ley", sin "atajos en la democracia" y han apelado al diálogo para resolver la crisis catalana.

BRUSELAS, 10 (EUROPA PRESS)



"Las soluciones políticas deben buscarse dentro de la ley. No hay atajos en la democracia", ha avisado el presidente de la Comunidad Valenciana y presidente de la Delegación española, Ximo Puig, durante un debate específico sobre la situación catalana en el Comité de Regiones de la UE, órgano consultivo de la UE sin capacidad de decisión que representa los intereses de las regiones.

Puig ha defendido que "España es una democracia consolidada y homologable a cualquier democracia avanzada en Europa".

"Hace 40 años nos manifestábamos en las calles pidiendo libertad, amnistía y Estatuto de Autonomía. Cuarenta años después tenemos libertades, convivencia y un Estado autonómico de los más descentralizados de Europa", ha recordado, al tiempo que ha confiado en que "con inteligencia política" se podrá resolver las "tensiones" que se viven en España.

Puig ha recordado que las constituciones se pueden "modificar" pero ha avisado de que "no hay democracia sin cumplimiento de la ley", "leyes legítimas porque nacen del pueblo".

Y aunque ha dejado claro que la violencia "nunca" es una solución a los problemas, el presidente valenciano ha dejado claro que el referéndum del 1-0 "no era legal", "no contó con las mínimas garantías". "No fue válido porque no existió como tal", ha avisado, al tiempo que ha advertido al presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, que "cualquier decisión que se tome no será válida si está referida a una ley que surge de la ilegalidad".

Puig ha insistido en que la única salida pasa por "la ley y el diálogo". "A través del dialogo queremos continuar viviendo juntos y avanzar en una democracia que nos ha hecho llegar más lejos que lo que nunca soñamos", ha concluido Puig su intervención, tras subrayar la necesidad de "superar" la fractura económica, social y emocional y recordar que la primera responsabilidad de cualquier Gobierno es "no hacer sufrir a los ciudadanos".

LA GENERALITAT DICE QUE NINGÚN TRIBUNAL DECIDIRÁ SU FUTURO

El representante del Gobierno catalán ante la UE, Amadeu Altafaj, ha denunciado que el Gobierno español "ha negado el derecho a la autodeterminación" al pueblo catalán y se ha negado al diálogo, al tiempo que ha denunciado la actitud "represiva" del Gobierno español.

"El mundo entero lo ha visto con estupor", ha dicho, refiriéndose al referéndum del 1-0 y criticando los heridos por las cargas policiales, atribuyéndolas a "la marca del régimen autoritario del Partido Popular".

"La desconexión de esta España que no escucha, que no propone, que agrede y que amenaza, ya se ha consumado", ha avisado, si bien ha insistido en que el Gobierno catalán "siempre" están "abiertos al diálogo" y ha insistido en que la cuestión catalana "es una cuestión europea". "La Unión Europea hoy se juega su credibilidad en Cataluña", ha avisado, criticando que la UE sea "un club privado de Estados" y defendiendo que "Cataluña es una nación europea".

"Cataluña será lo que los catalanes deseen, ningún tribunal, ningún Gobierno español decidirán el futuro político del país", ha zanjado.

El presidente de Murcia, Fernando López Miras, le ha replicado que "España es y será lo que los españoles queramos que sea todos" y ha denunciado el incumplimiento "de manera premeditada" de la Constitución y del Estatuto de Autonomía "usurpando" competencias que pertenecen "al conjunto" del Estado.

"Hoy aquí alguien ha intentado justificar un golpe de Estado", ha denunciado, dejando claro que "nadie en Europa va a reconocer un régimen totalitario nacido de un golpe de Estado" en alusión a una posible declaración unilateral de independencia.

"Creemos en el cumplimiento de la ley como base fundamental del Estado de Derecho", ha enfatizado, insistiendo en que "todas" las posiciones se pueden defender pero "siempre" dentro del marco de la ley.

"La unidad y la permanencia de España está garantizada", ha remachado, concluyendo su intervención con un "Viva España y viva el Rey".

También el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, ha denunciado que en Cataluña "se ha querido cambiar la Constitución desde un Parlamento regional que no tiene competencias para ello" y ha insistido en que la crisis catalana se resolverá "apelando a una soberanía" que residen "en todo el pueblo español".

"Una mentira cien veces repetida no puede convertirse en verdad", ha zanjado, dejando claro que en Cataluña "no hubo un referéndum" tras recordar que no hubo censo, ni juntas electorales ni urnas precintadas, que además estaban "llenas" de antemano. "Una Unión de países democráticos como los nuestros no lo pueden aceptar", ha avisado.

La mayoría de las regiones que han participado en el debate ha apelado al diálogo para resolver la crisis política en Cataluña y, aunque ninguna ha apoyado una declaración de independencia de forma unilateral, los representantes nacionalistas de Flandes y Escocia han apoyado el derecho de autodeterminación de Cataluña, mientras que la secretaria general de Acción Exterior del Gobierno vasco, María Angeles Elorza, ha apelado al diálogo político y a "mecanismos consensuados para que las sociedades y los pueblos puedan expresarse sobre su futuro de forma legal y pactada".

El senador del partido nacionalista flamenco del N-VA, Karl VanLouwe, ha considerado que ha reacción policial durante el 1-0 "ha sido desproporcionada", al tiempo que ha denunciado las palabras del vicesecretario de comunicación del PP, Pablo Casado, comparando el futuro de Puigdemont con el de Lluís Companys, que "fue fusilado" por el régimen de Franco.

"Ese afán del pueblo no se puede negar. No podemos frenarlo por la fuerza policial", ha avisado, al tiempo que ha defendido que la comunidad internacional "debe servir de intermediario" porque el diálogo entre Madrid y Barcelona "es importante".

La diputada nacionalista escocesa Mairi Gougeon, también ha recordado que el Parlamento escocés "aprobó una moción a favor del derecho de autodeterminación de Cataluña". "Utilizar la violencia o ignorar la sociedad catalana no es la respuesta", ha avisado, criticando la respuesta "muy débil" y "decepcionante" de la UE y apelando a las instituciones "para que puedan facilitar una solución acordada".

El alcalde de Catania (Sicilia), Vicenzo Bianco, ha instado al presidente de la Generalitat a no proclamar la independencia. "Opte por la vía del diálogo", ha dicho, recordando que la solución a los "movimientos independentistas" en la región de Sicilia fue "mucha autonomía regional".

El líder liberal en el Parlamento flamenco, Bart Somers, ha condenado "todos los actos de violencia" y ha tachado de "inaceptable" las amenazas a Inés Arrimadas y ha pedido "volver al marco jurídico, al Estado de Derecho, al orden constitucional" en España y "una solución política". "Soy un federalista y al mismo tiempo creo en la autonomía regional", ha subrayado, concluyendo su intervención parafraseando la canción Sin Piedad de Joan Manuel Serrat. "Me necesitas y yo te necesito".

"La UE no puede permanecer indiferente a lo que ocurra", ha reclamado el presidente del Comité de las Regiones, Karl-Heinz Lambertz. "Hace falta abrir espacios para dialogar", ha concluido.