Caso 'Oikos': El juez ordena rastrear 24 dispositivos, entre ellos el teléfono móvil de Borja Fernández

Borja Fernández, atiende a los medios tras llegar a Valladolid desde Huesca. E.MONGIL

El magistrado autoriza el volcado del contenido de móviles, ordenadores y ‘pendrives’ en busca de nuevos partidos amañados, según 'El País'.

El caso 'Oikos' continúa y, a pesar de que parecía que la tranquilidad se había hecho protagonista de la situación de Borja Fernández, el exjugador del Real Valladolid sigue siendo investigado. Concretamente, según publica 'El País', el juez ha ordenado rastrear 24 dispositivos, entre ellos el teléfono móvil del gallego.

 

Y es que el pasado 15 de julio el Real Valladolid archivó el expediente disciplinario, que previamente había abierto contra el exfutbolista, "al no existir suficientes pruebas que puedan probar/demostrar la implicación del Jugador frente a los hechos imputados". Un paso hacia la tranquilidad del que fuera capitán blanquivioleta, aunque parece que la pesadilla continúa para él.

 

Así, el juez de Huesca, Ángel Manuel de Pedro, instructor del caso 'Oikos' que investiga la trama de amaños de partidos de fútbol, ha ordenado a la Policía Nacional el rastreo de "13 móviles, cuatro tabletas, dos ordenadores, tres pendrives, una tarjeta de memoria y una consola de videojuegos".

 

En el caso de Raúl Bravo, el juez pide "volcar el contenido de tres teléfonos, dos tabletas y un pendrive", mientras que en el de Carlos Aranda, "seis móviles, una tableta y un ordenador". De Íñigo López solicita el rastreo de "dos móviles, la tarjeta de memoria de 16 gigas que contenía uno de ellos, una tableta, un ordenador portátil, dos pendrives y una consola PlayStation". Por su parte, en los casos del ex del Real Valladolid, Borja Fernández, y del que fuera presidente de la SD Huesca, Agustín Lasaosa, cuando estalló la trama solo pide "el análisis de un teléfono móvil".

 

Tal y como recoge 'El País', el auto "autoriza a los agentes a acceder a las agendas de contactos de los equipos, al registro de las videollamadas, a las cuentas de correo electrónico asociados a cada uno de los dispositivos, al historial de navegación en Internet, a los mensajes en redes sociales, chats y aplicaciones de mensajería instantánea, a los archivos que contengan, a las credenciales de wifi utilizadas para conectarse a Internet y al registro de llamadas".

 

La información explica que las pesquisas "se centran en la adulteración de los resultados del Valladolid-Valencia de la última jornada de la temporada pasada; del Huesca-Nàstic disputado en Segunda División en mayo de 2018, y el partido Sariñena-Cariñena, de Tercera, disputado el 13 de abril de 2017 y cuyo amaño resultó frustrado". Pero este movimiento de rastreo se debe a que los investigadores "sospechan que hubo más" partidos amañados. "De hecho, varios imputados y testigos fueron interrogados sobre el Lugo-Huesca de la temporada 2017-2018", recoge el citado medio.

Noticias relacionadas