Casi 4.000 trabajadores dejaron Valladolid el último año para buscar empleo fuera de nuestra provincia
Cyl dots mini

Casi 4.000 trabajadores dejaron Valladolid el último año para buscar empleo fuera de nuestra provincia

A. MINGUEZA

En los últimos diez años, la cifra de migrantes por motivos laborales se sitúa cerca de las 22.000 personas

Valladolid ha perdido en el último año 3.997 trabajadores que dejaron nuestra provincia para buscar un empleo fuera de nuestras fronteras. Casi 4.000 personas que decidieron buscar una oportunidad laboral en otra provincia, o incluso en otra Comunidad, ante la falta de oportunidades que ofrece el escenario laboral vallisoletano.

 

Un éxodo que se traduce en la denominada ‘fuga de cerebros’, y que continúa aumentando año tras año, según las diferentes ediciones del Estudio Anual de Datos Básicos de Movilidad del Observatorio de las Ocupaciones del Servicio Público de Empleo Estatal. De hecho, en comparación con 2008, Valladolid ha visto como el número de salidas aumentaba en 8.576, mientras que los que llegan han disminuido en 970 personas. Y lo que es aún peor. En cifras absolutas, el número de migrantes se sitúa, desde ese mismo año hasta 2017, en 21.762 personas. Un saldo que se mantiene en números negativos desde 2011, los supuestos años de recuperación económica.

 

Si entramos en los datos en profundidad, de las casi 4.000 personas que perdió Valladolid en 2017, 2.154 eran hombres y 1.843 mujeres. El grupo que más se reduce, los trabajadores entre los 30 y los 45 años. La mayoría de los que salen son trabajadores no cualificados (2.226), pero el siguiente grupo, con 1.671 trabajadores menos, son los técnicos y profesionales científicos e intelectuales, muestra palpable de esa ‘fuga de cerebros’.

 

La mayoría de los que se ven obligados a marcharse lo hacen a Madrid (8.388), seguida por Palencia y Segovia, ambas con poco más de 2.200 migrantes. Una tendencia que es general en nuestra Comunidad, ya que Castilla y León perdió en 2017 un total de 37.526 trabajadores, con la Comunidad de Madrid como principal receptora y el País Vasco como segunda clasificada.

Noticias relacionadas