Cyl dots mini

Casado, sobre las acusaciones de 'cargarse la sanidad': "Nada más lejos de la realidad"

La consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado. Foto: EP

La consejera afirma que "los profesionales de a pie" le dicen que "no oiga el ruido" y que siga adelante con los cambios previstos.

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, considera que la sanidad de Castilla y León es como un "gran trasatlántico" al que si no se pone "buen rumbo" se va a "precipicios" y considera que es necesaria mucha pedagogía para explicar los cambios que se quieren acometer. Sin embargo, Casado cree que el problema que se tiene es el "síndrome de la resistencia al cambio", que supone el "miedo" de cualquiera a los cambios que se plantean, aunque luego haya una adaptación, se expliquen las cosas, se consigue "vencer" el cambio y cuando uno lo evalúa se da cuenta de que es mejor que lo que había.

 

Casado, en declaraciones a Europa Press, ha aclarado que ha dedicado 30 años de su vida como médico a ayudar a los demás y no ha llegado al frente de la Consejería para "cargarse" la Atención Primaria. "No tiene ningún sentido", ha señalado la consejera, quien ha añadido que de lo que trata es de "poner las medidas" que den sostenibilidad al sistema, "que lo mantengan el mayor tiempo posible" y por eso plantea los cambios que considera que se deben llevar a cabo en el medio rural.

 

Por ello, ha aclarado que lo que propone no es cerrar consultorios o sustituir médicos por enfermeras, algo que "no es verdad", sino que lo que va a hacer es crear estructuras intermedias que permitan dar estabilidad a determinadas zonas en las que hay muchísima dispersión y en ocasiones, de 25 horas de "clínica" de los profesionales realmente sólo hay diez y otras 15 son de carretera. Verónica Casado ha afirmado que "los profesionales de a pie" le dicen que "no oiga el ruido", que siga adelante y que apuestan por ella porque consideran que lo que quiere hacer puede ser bueno.

 

A este respecto, ha reiterado que el modelo no es "unitario" y no se va a hacer lo mismo en todos los sitios, sino que se analizará "zona por zona" y se propondrán cambios allí donde realmente "merezca la pena" por estabilidad y sostenibilidad del sistema. "Pero lo vamos a hacer como lo estamos haciendo en Aliste, con el consenso de los alcaldes, con el consenso de las diputaciones, con el, sobre todo, con el consenso de los profesionales", ha aseverado.

 

En este contexto, cree que hubo un momento en el que se dieron informaciones que quizá no fueron oportunas o incluso que puede haber "intereses creados" a la hora de decir que lo que se hace es "malo, malísimo" y quieren "cargarse" la sanidad rural. "Nada más lejos de la realidad. Es mentira", ha afirmado.

 

Verónica Casado ha expresado "mucha decepción" con la oposición política y ha recordado que desde el "primer momento" pidió un pacto por la sanidad "serio" y que se sentaran todos porque la sanidad está "por encima" de todos. "Estamos hablando de la salud de los castellanos y de los leoneses, y eso es un objetivo primario, es decir, es algo en lo que todos podemos estar de acuerdo", ha subrayado.

 

Sin embargo, ha criticado que haya quien no se quiera ni siquiera sentar con ella y escuchar y sólo digan que lo que hace es "horroroso", sin haber dado la oportunidad de explicar sus planteamientos porque ella, ha afirmado, sí está dispuesta a escuchar. "Yo escucho y si tú me convences, yo cambio", ha afirmado la titular de Sanidad, quien mantiene que no a oído ninguna opción y además lee el programa electoral del PSOE y lo que dice es que habría que hacer lo que precisamente ella está poniendo en marcha.

 

Además, Casado tiene "claro" que han pasado 30 años con la misma organización mientras la Comunidad, la medicina, las tecnologías y la población ha cambiado, por lo que "las mismas recetas no valen" y hay que adaptarlas para "dar una buena respuesta".

 

Ante todos estos cambios que propone, la consejera ha asegurado que los alcaldes de las zonas donde hay que hacer modificaciones, cuando les explica las cosas, "lo entienden" porque se dan cuenta de que lo que está intentando es mejorar su situación y no trata de perjudicar. Casado ha insistido en que además se trata de crear un modelo de atención que si permite concentrar recursos da estabilidad, la cual se mantiene si crece la población.

 

De esta forma, ha concretado que ahora hay centros de salud y "múltiples" consultorios locales, por lo que se pretende agrupar varios de estos en uno un "poquito" mas grande, el consultorio rural agrupado, un "mini centro de salud" que tiene una serie de criterios como el hecho de que permanezca conectado a la red de Sacyl, de forma que se pueda tener acceso a los datos del paciente, pero a la vez disponer de una dotación clínca que dé "eficacia de nivel" y permita "resolver" las cosas.

 

Esto, ha añadido, permite que haya cinco días a la semana y que la gente sepa que su médico está en el consultorio rural y que lo hará de "diez a doce", por ejemplo, pero "de doce a dos" irá a los otros centros porque hay personas de avanzada edad que no se pueden mover ni desplazar. Para ello, considera imprescindible una cita previa que funcione, "clave fundamental" porque en la actualidad hay médicos que van a un pueblo en el que algunos días, después de estar esperando media o una hora, no acude nadie.

 

"Eso no puede ser porque es una hora de trabajo clínico, como poco, que se dilapida", ha explicado Verónica Casado, quien ha sumado esta cuestión clave la receta electrónica, la organización del territorio y el transporte a la demanda "cuando se necesite", pero también el desplazamiento del profesional a los a los consultorios, los cuales ha insistido que no va a cerrar.

 

Como ejemplo ha puesto un hombre de 90 años que pueda llamar a su médico porque se le ha acabado un medicamento, algo que se soluciona con la actualización de la receta electrónica, pero al que iría a visitar si, por ejemplo, presenta algún dolor, pero para ello se tiene una cita previa. De esta forma, sabrían que cuando se necesite, el médico está, pero "no va por ir".

 

Así, ha insistido en que lo que se plantea no es cerrar consultorios sino un recurso "intermedio" que permita hacer una medicina y una enfermería mucho más sólida que, ha reiterado, no es un proyecto para todo los sitios, sino donde sea necesario.

 

 

Igualar los medios de la salud pública

 

La consejera ha apuntado que en Castilla y León se tiene un médico por 918 habitantes y la media de España es uno por 1.300, por lo que es donde más médicos se tiene, pero ha advertido de que en el medio urbano, por ejemplo, hay uno por 1.500 o 1.700 frente al rural donde hay uno por menos de 500 habitantes.

 

A este respecto, ha incidido en que las evidencias científicas apuntan que mientras los médicos que tienen más de 1.500 pacientes pueden tener sobrecarga asistencial porque no dan abasto, pero por el contrario los que tienen muy pocos --por debajo de 500-- pueden tener dificultades a la hora de mantener sus habilidades.

 

Por eso, ha explicado que lo que quieren es que haya "más trabajo clínico", que se concentre más, pero ha aclarado que "eso no quita que todos y cada uno sigan manteniendo su médico de familia".

 

Casado ha afirmado que los cambios para mejorar el sistema han comenzado con el modelo rural, pero se seguirá con el urbano y se trabaja también en el diseño de un sistema de atención integral a las urgencias y en el de atención hospitalaria. "Es decir, yo no soy la consejera de la Atención Primaria, soy la consejera de todo el mundo", ha zanjado.