Carnero espera que el "pacto" por la financiación autonómica incluya "en el mismo tren" a la local

El presidente destaca el "ejercicio de responsabilidad" de la Diputación de Valladolid al aprobar el Presupuesto de 2017.

El presidente de la Diputación provincial de Valladolid, Jesús Julio Carnero, ha considerado "necesario" que entre los pactos que debe alcanzar el Gobierno de España en esta Legislatura esté el de la financiación autonómica, y espera que "en ese tren" se incluya también la de los ayuntamientos y diputaciones, pues considera que "el mundo rural se lo merece".

 

Así lo ha explicado el dirigente de la Institución vallisoletana en una entrevista concedida a Europa Press, en la que ha calificado el año 2016 de "positivo" en el ámbito provincial, pero "complicado" en la política estatal, después de haber pasado la mayor parte del mismo sin acuerdo para un Gobierno estable pese a que los ciudadanos lo reclamaron en dos procesos electorales.

 

No obstante, Carnero ha considerado que el nuevo Gobierno del PP, sin mayoría absoluta, tendrá que "pactar muchas cosas que son esenciales" y que en la actualidad sería "necesario" abordar el de la financiación autonómica. "En ese tren sería importante que se incluyera el vagón de la financiación local, aprovechando que se acomete un gran acuerdo en relación con la autonómico", ha reclamado, pues "el mundo rural se lo merece".

 

La financiación de los ayuntamientos y diputaciones se mantiene como una de las principales reivindicaciones del presidente de la Institución provincial para el Gobierno de España, además de una "clarificación competencial exhaustiva, hasta las ultimas consecuencias" de las competencias que debe tener cada administración.

 

De hecho, ha explicado que, como esa clarificación no se ha producido aún "de manera determinante" y tampoco hay una financiación "estable, justa y suficiente" para las administraciones locales y provinciales, éstas "en muchas ocasiones" deben asumir el ejercicio de competencias "que ninguna administración quiere", pues entiende que tienen "un deber de responsabilidad de atender a todos los vecinos", algo que debería verse correspondido con "respaldo financiero".

 

La tercera reclamación de Carnero en este sentido es la elección directa de los diputados provinciales con una tercera urna junto a las Municipales y las Autonómicas. Este mecanismo, en su opinión, "ayudaría a que el elector tuviera la responsabilidad o derecho directo de castigar o premiar a diputados en función de como hubieran realizado sus funciones".

 

En cuanto al debate sobre el futuro de las diputaciones, el presidente de la Diputación ha asumido que "es continuo", pero ha defendido una vez más que estas instituciones llevan "más de 200 años en España", pues nacieron "con el constitucionalismo" y se mantendrán con él, pues "dan respuesta al medio rural", en el que viven 15 millones de españoles, un dato que cree "esencial" para considerarlas "totalmente necesarias".

 

En todo caso, ha matizado que se deben aplicar "las correspondientes adaptaciones, la modernización y la modificación de lo que sea necesario adaptar". Eso sí, se ha mostrado convencido de que "nada indica" que el Partido Popular no apoye el mantenimiento y pervivencia de estas instituciones.

 

Como un ejemplo de esas adaptaciones ha citado la propuesta "que han recogido los medios de comunicación" de reducir el ámbito de actuación de las diputaciones a los municipios con menos de 10.000 habitantes en lugar de a los de menos de 20.000, algo que en Valladolid "no afectaría", pues sólo existe un municipio en este rango, Arroyo, que previsiblemente superará los 20.000 "en un año". En todo caso, ha abogado por que esta medida "se estudie de manera adecuada".

 

En definitiva, Carnero ha recalcado que en este año la sociedad ha dado a los políticos "la doble lección" de reclamar en sendas Elecciones del 20 de diciembre de 2015 y el 26 de junio que los partidos se sentarán a hablar y buscarán "grandes acuerdos que permitieran el Gobierno" con estabilidad, pues es "lo que demandan" los ciudadanos. Algo para lo que tuvo que pasar "todo el verano y entrar el otoño".

 

Este periodo sin Gobierno, ha recordado, ha afectado "en lo más importante que tiene que hacer una administración", como considera a la elaboración del presupuesto, de modo que ni la Comunidad Autónoma de Castilla y León ni el Estado han podido aprobar los suyos antes de concluir 2016.

 

En este ámbito, ha destacado que la Diputación se ha "aventurado" en un "ejercicio de responsabilidad y de prudencia" a aprobar los suyos en tiempo, de acuerdo con las cifras de 2016, de modo que prevé que haya que "corregirlo una vez tanto el estado como la Comunidad lo tengan" y haya datos definitivos de las aportaciones estatales y autonómicas.

 

"SIEMPRE ES BUENO TENER PRESUPUESTO"

 

Así, Carnero ha subrayado que "siempre es bueno tener presupuesto", pese a que su propio Grupo Municipal en el Ayuntamiento de Valladolid ha dudado de la conveniencia de que el equipo de Gobierno de la capital lo aprobase sin contar con los autonómicos y estatales. "Lo que se exige en este momento, siempre que una administración pueda, es tener presupuesto, con independencia de que tengamos que corregir, si es que hay que hacerlo", ha incidido.

 

Por ello, ha recalcado que a los vecinos de la provincia de Valladolid no se les debía "hurtar" este año "la posibilidad de que tuvieran un presupuesto que tanto sirve en la mejora de la calidad de vida para cada uno de nuestros municipios".

 

El debate para la aprobación del Presupuesto de 2017 encontró, por primera vez en varios años, los votos en contra de los grupos de la oposición -PSOE, Toma la Palabra y Sí Se Puede-, pero Carnero ha asumido que "debe valorarse como una gran normalidad", pues la oposición se ha significado de una manera que el equipo de Gobierno "tiene que acatar".

 

Por el contrario, ha destacado que aunque en la pasada Legislatura el PP contaba con mayoría absoluta, en la actual, sin ella, el porcentaje de acuerdos aprobados en los plenos "es aún mayor", algo que vincula al "grado de diálogo, de cercanía, de consenso que impone el que la pluralidad política sea más amplia".

 

A este respecto ha recordado que este 2016 se ha constituido, a propuesta de Ciudadanos, un sistema de seguimiento de los acuerdos tomados en los plenos que ha considerado que funciona "bien", de manera "muy mecánica", pues cada comisión de área hace seguimiento periódico del conjunto de proposiciones que las afectan, además de las reuniones que tienen los portavoces de los grupos para repasar la situación.

 

El balance de la actividad de este mecanismo es que "casi todas las proposiciones aprobadas tienen el debido cumplimiento", mientras que se traslada a otras administraciones lo que se acuerda demandar en el Pleno.

 

Como otro de los aspectos destacados que el año recién concluido, Carnero se ha referido al acuerdo alcanzado, tras meses de negociaciones, con el Ayuntamiento de Valladolid para actualizar el pago de la Institución provincial por el servicio de Bomberos en los municipios del alfoz, que se ha elevado de 150.000 a casi 600.000 euros, un acuerdo, "positivo" para ambas partes, si bien ha matizado que también lo habría sido la "alternativa" que barajaba la Diputación de que el Ayuntamiento de Arroyo construyera un parque de Bomberos que fuera gestionado por la Institución provincial.

 

También ha señalado que las relaciones institucionales con el Ayuntamiento de la capital no se han resentido por ello y "son magníficas", por lo que ha incidido en que en un año "importante" como 2017 continuarán su colaboración con especial atención al evento del Concurso Mundial del Vino, "siempre en beneficio del conjunto de los ciudadanos".

 

Otro gran objetivo marcado por Carnero para 2017 en la provincia es continuar el trabajo para "lograr salir completamente de la crisis", ya que entiende que tienen "37.719 razones", en referencia a los parados registrados en Valladolid.