¿Carnaval en Valladolid? Las tiendas de disfraces de Valladolid ven caídas sus ventas por la pandemia
Cyl dots mini

¿Carnaval en Valladolid? Las tiendas de disfraces de Valladolid ven caídas sus ventas por la pandemia

Interior de la tienda Disfraces Carnaval, en la calle Guadamacileros de Valladolid. JUAN POSTIGO

Los vendedores ven un “rayo de esperanza” en que los profesores intenten divertir a a los niños pidiéndoles ir disfrazados a clase para celebrar un Carnaval atípico

El Carnaval se acerca. Este año cae a mediados de febrero, pero seguro que no será como otros años. La pandemia del Covid-19 se encuentra en plena tercera ola y con todas las restricciones y medidas de seguridad no se podrán hacer grandes celebraciones. Los grandes carnavales de España como el de Cádiz o el de Ciudad Rodrigo están suspendidos. ¿Cómo afectará la pandemia a los vendedores de disfraces de Valladolid?

 

Patricia Guerra, de la tienda Carnaval ubicada en la calle Guadamacilleros, no pierde la esperanza y explica a TRIBUNA cómo está afectando la pandemia al negocio este año tan atípico donde no se va a poder celebrar la festividad. “Yo tengo esperanza. La situación es muy complicada. Espero que por lo menos, aunque no haya grandes festivales, los profesores en los colegios les digan a los niños que vayan disfrazados un día al cole”, comenta.

 

Guerra cree que la situación está afectando mucho mentalmente a la sociedad, a los más pequeños también, y dice que “es una forma de salir de la monotonía con la que viven los niños este año que van de casa al cole y viceversa. Los niños se merecen pasar un día diferente”. Además, como Valladolid no es una de las grandes ciudades carnavalescas del país, cree que las familias podían salir a darse sus paseos con los niños disfrazados “ya que no supone ningún peligro para la seguridad y respetando siempre la normativa vigente”.

 

Además, es un sector en el que se han visto muy afectadas las ventas respecto a otros años. "Las ventas han bajado bastante, pero es lo lógico. Al fin y al cabo los productos que ofertamos están relacionados con fiestas y diversión y con la pandemia mundial se han suprimido por completo, no hay fiestas, teatros, ferias, despedidas de soltero, etc. y eso afecta mucho a nuestro negocio”. Después de un año duro de pandemia pudieron tener un pequeño respiro en Reyes, ya que hubo muchos regalos para los niños de la tienda.

 

AÑO NUEVO, VIDA NUEVA

No se puede comparar este año con otros, ya que es una situación excepcional. Hay años que tienen más ventas que otros, pero Patricia Guerra asegura que es una situación “estrictamente excepcional entonces estamos en modo resistencia. También confiamos  en que la clientela ofrezca su apoyo al pequeño comercio”.

 

El Carnaval es una festividad que se vende a última hora y además “este año más que nunca debido a la incertidumbre que existe en todos los ámbitos es máxima". "Espero que igual que salimos a dar un paseo vestidos de calle, salgamos disfrazados para no perder la esencia del carnaval. Eso sí, respetando al máximo las medidas sanitarias impuestas”, asegura la regente de la tienda. Como otros negocios, han tenido que reinventarse debido a la pandemia y venden mascarillas personalizadas para los más pequeños con personajes de dibujos animados.

 

En cuanto al tema ayudas, Patricia Guerra dice que han “solicitado ayudas de autónomos, y algo hemos recibido, pero no es suficiente para cubrir los gastos. Confiamos más en la respuesta de nuestros clientes”.

 

Por su parte Fernando Galindo, de Disfraces a buen precio en la Plaza de los Vadillos, coincide con su compañera en que es un año distinto al resto por la pandemia del Covid-19. “La situación es catastrófica. Las ventas son más bajas. Las únicas perspectivas que tenemos es vender algún disfraz de niños por si algún colegio les quiere mandar ir disfrazados”, aunque no cree que sean muy grandes.

 

El sector vive de Halloween y del Carnaval. Entre las dos festividades según Galindo se factura más del 60% del año, pero este año dan por perdidas ambas campañas. “Los disfraces se suelen vender a última hora, todavía quedan unos días, pero no tenemos grandes esperanzas en el Carnaval este año”.

 

Debido a las pérdidas ocasionadas por la pandemia Fernando Galindo ha solicitado ayudas a varias administraciones y están esperando a que lleguen porque para su negocio el año ha sido “horrible en cuanto a ventas”. Además hace hincapié en que ayude al pequeño comercio porque cuentan con un competidor muy fuerte a través de las páginas web.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: