Carmen Boza: “La cuestión no está en lamentar que hay pocas mujeres en la industria, sino en que sirvamos de referentes para las futuras generaciones”
Tribuna mini Saltar publicidad
P 800x800 tribuna bonoshost ava 021220 file
Cyl dots mini

Carmen Boza: “La cuestión no está en lamentar que hay pocas mujeres en la industria, sino en que sirvamos de referentes para las futuras generaciones”

La cantautora gaditana forma parte del cartel del ciclo UVA Sound, de la Universidad de Valladolid, pero su concierto se ha aplazado a una fecha aún sin definir como medida de prevención por la situación sanitaria

La artista Carmen Boza. LUIS GUERRERO

Honesta con sus letras y su música, en la que busca y encuentra la forma de entenderse en el mundo, Carmen Boza (La Línea de la Concepción, 1987) se sitúa como una de las cantautoras referentes para una generación que busca en la música eso mismo, identificarse, entenderse, poner palabras y melodía para explicar lo que pasa en cuerpo, mente y corazón. 

Con dos álbumes a sus espaldas, 'La mansión de los espejos' (2015)  y 'La caja negra' (2018), la artista forma parte del cartel del festival UVA Sound, organizado por la Universidad de Valladolid. En principio, su concierto se había fijado para el jueves 12 de marzo, pero la institución académica ha decidido aplazarlo por preveción ante el coronavirus. 

 

PREGUNTA: En diciembre fue el fin de gira en La Riviera y se cerraba la etapa de ‘La caja negra’, que, como dijiste, fue el símbolo de una lucha por entenderte y saber quién eras. ¿Quién eras entonces?

RESPUESTA: No lo podría definir tanto con palabras, trato de definirlo en general con canciones, de entenderme con lo que escribo. Muchas veces escribo o describo cosas en las canciones que no lo hago de manera consciente del todo, pero a posteriori me ayudan a entender quién era en ese momento.

Supongo que la persona que yo, en ese momento, era una persona que enfrentaba un momento muy oscuro, muy denso. Estaba casi al final de un proceso. Al principio de uno y finales de otro. Estaba abandonando mis 20… un poco esa juventud más loca, entrando en una etapa un poco más calmada, más de revisión de lo que había sido.

También estaba asimilando muchas cosas en las que me había convertido. Al final, el tiempo va pasando y una va viviendo su vida y no va haciendo balance todos los días. Fue un proceso que, desde luego, me arrojó mucha luz. En base a todo ese trabajo,  a día de hoy tengo una idea más cercana a cómo soy, aunque no mucho más tampoco. Considero que una está siempre construyéndose, entendiéndose.

 

P: ¿Quién eres ahora?

R: La verdad es que es una pregunta complicada. No lo podría definir ahora mismo, ni con palabras ni sin palabras. Tendría que hacer un análisis muy profundo. Con 32 años que tengo me falta mucho para poder contestar claramente a una pregunta así.

 

P: Has estado más de un año y medio girando con el último álbum. ¿Cómo ha sido? ¿Llega un momento en el que se necesita parar ese ritmo?

R: A lo mejor en momentos puntuales, cuando una está agotada. La vida de carretera es bastante cansada, pero salvando momentos puntuales de cansancio físico o mental, que puede que a lo mejor sí que haya necesitado parar una pequeña temporada o unos días…, tengo bastante aguante y estoy bastante cómoda en esa dinámica de estar tocando, estar en contacto con la realidad de lo que provocan las canciones más allá de mi relación con ellas, de ver cómo evolucionan en un contexto de directo, si la gente se emociona, o cómo le afecta. Eso es bastante reconfortante. No es fácil cansarse de eso. Pero sí, como en todos los curros, alguna vez llega un momento en el que necesitas un poco de aire.

 

P: ¿Se han cumplido tus expectativas con lo transmitido en ‘La caja negra’? ¿En cómo lo ha recibido el público?

P: Estoy satisfecha porque pueden llegar a ser canciones con un discurso un poco abstracto, pero es así como yo pienso. Creo que está todo escrito y tratado desde la máxima honestidad que podía transmitir en ese momento por mi situación emocional y personal. En ese sentido, creo que es lo más certero y honesto. Por eso estoy satisfecha con ese trabajo.

Sobre la reacción de la gente, por esta nebulosa, esta abstracción con la que me manejaba con la que hacia las canciones, nunca llegué a formarme una expectativa de como creía que la gente lo iba a recibir.

De hecho, me parecía poco probable que tuviese esa acogida, teniendo en cuenta lo que había hecho antes en ‘La mansión de los espejos’, que es casi una antítesis de lo que pasaba en  ‘La caja negra’.  Entonces, no tenía muchas expectativas de que la gente fuese a conectar con esa sensación más oscura. Fue una sorpresa, tanto la acogida del público que me seguía como de la gente nueva. Ha sido brutal. Más de lo que hubiera podido imaginar si lo hubiera imaginado.

Creo que eso se debe, en parte, a la honestidad con la que he sacado temas que eran delicados, como la ansiedad o la depresión, un poco la oscuridad con la que yo me manejaba. Parece que a veces es raro o difícil hablar de ello. Mucha gente me ha dicho que se ha sentido muy comprendida, que no le ponía palabras a lo que le pasaba y no sabían explicarlo. Eso es un orgullo enorme para cualquiera que haga canciones.

 

P: En tus redes has avisado de que tiene ganas de mostrar al mundo tu música nueva. ¿Qué se avecina?

R: Está siendo una época muy prolífica. Desde el final de la gira y ahora que hemos terminado estoy en una época prolífica que casi nunca había vivido, y estoy muy contenta con eso. Tengo muchísima música, canciones e ideas. Tengo un nuevo espacio donde puedo trabajar indefinidamente, horas, días y noche. ¡Es fantástico!  Se está convirtiendo para mí en un hábito muy sano. Estoy consiguiendo acumular mucho texto y música. Estoy trabajando en combinar las cosas de muchas maneras.

En mi casa nueva tengo más espacio, muchos instrumentos, y voy probando. Para mí eso es como si a un niño chico le dejas en un cuarto de juguetes. Así, estamos grabando muchas cosas en casa, pero algunas cosas las grabaré con la banda que me acompaña en el directo. Estoy tratando de plasmar esta etapa un poco más luminosa en las canciones y seguir haciendo lo que se puede.

 

P: Supongo que al estar probando con distintos instrumentos encontraremos nuevos sonidos en las próximas composiciones…

R: La verdad que a mí me interesa experimentar, no tengo prejuicios en sonidos y estilos. Si bien es verdad que no tengo tantos instrumentos como me gustaría. En tema sintetizadores tengo bastantes cosillas, tengo muchísimos samples también. Incluso, me gustaría añadir sonidos que voy grabando por ahí y luego meto en las grabaciones, como los de ambiente.  Ahora que estoy viviendo cerca de la playa me gusta esa idea de experimentar con texturas, incorporar a mi música el ambiente de lo que me rodea. Eso construye la imagen.

Una vez escuche a Pucho de Vetusta Morla decir una cosa que me encantó, que “las canciones son como fotos de momentos”. Se me quedo eso ahí. Es verdad, a todo el mundo le pasa que al escuchar una canción te evoca muchas cosas.

Me gusta en ese sentido, a la hora de construir las canciones, aportar pequeños espacios que me rodean, sonidos de la calle. Desde luego que en la música nueva que vaya haciendo se van a ir notando esos cambios, pero con la guitarra como elemento central, que es donde yo estoy más hábil y más cómoda.

 

P: ¿Será todo autogestionado? ¿Cómo fue la experiencia de estar segura de querer ser dueña de tu música tras tu relación con una discográfica conocida?

R: Yo casi lo veo como la única opción posible para mí, desde luego. Y en general, si en tus pretensiones como artista no está alcanzar la fama, me parece la manera más natural y más orgánica de ir moldeado tu proyecto.

No deja de ser a lo que yo he elegido dedicarme y la libertad máxima la tienes cuando estás haciéndolo de manera independiente. Para lo bueno y para lo malo, porque, obviamente, la música  independiente significa que tú lo pagas todo, lo organizas con tu equipo. La independencia es sinónimo de cierta precariedad.

No obstante,  es un proceso casi natural. En mi caso estuve con Warner, y aunque no fue el camino que quería seguir,  fue una experiencia que me ha aportado muchísimo. Es un aprendizaje. Tampoco hay que demonizar a la industria, la industria tiene sus métodos. Lo que tienes es que saber lo que quieres y tener, en parte,  cierta claridad de ideas y de hacia dónde te quieres dirigir,  si lo que te proponen es lo que tú quieres conseguir.

Yo no me imagino otra manera de hacerlo, porque, supongo que como también me voy haciendo más grande, a mí no me gusta que nadie me diga esto hazlo así para vender más o entrar en las radios. Mis objetivos no tienen nada que ver con eso, tienen mucho que ver con tomarme el tiempo que yo considere necesario, con trabajar con quien yo considere… y eso dentro del entramado que tiene la industria a veces son decisiones difíciles de poder tomar.

Entonces, no me supone ni medio minuto de preocupación, es una cosa que tengo clarísima: voy a ser independiente siempre. Si a lo mejor en un momento tengo muchísimo público y no lo puedo gestionar puedo llegar a un acuerdo con agentes externos. Pero creo que la autogestión es mi camino y lo seguirá siendo.

 

P: Se sabe que la industria sigue siendo un mundo de hombres, sobre todo en lo que se refiere a  altos cargos y a figuras como los productores o los técnicos. Como artista, productora, también intérprete, dueña de tu proyecto… ¿Cómo lo has vivido?

R: Tal cual. Lamentablemente, a día de hoy sigue sin haber un número importante, representativo y a tener en cuenta de mujeres…  Es que ni siquiera a tener en cuenta, es que ahora habrá menos de 50… y me atrevo a decirlo así porque estoy segura. Por lo menos en los puestos técnicos, lo que respecta a productoras, ingenieras de sonido, gente que esté a cargo en los estudios, directivas de multinacionales, de sellos.

Es un poco… jode. Es que me consta, conozco a muchas mujeres en la parte artística y en la de gestión de negocios. Las pocas que hay, tengo la suerte de haberme mezclado con bastantes de ellas.

Sé que hay gente fantástica y yo considero que aportan un valor añadido a la industria. Tienen una visión femenina que nunca ha tenido voz en esta industria y que trae un frescor… una manera de hacer las cosas un poco diferentes. Eso se agradece mucho.

Para mí, encontrar esa presencia y sensibilidad femenina en tu equipo de trabajo es fundamental,  un apoyo en la decisiones que se toma. Incluso, cuando son decisiones que se toman para enfrentar una situación que está siendo predominantemente machista o que está siendo un poco opresiva para ti como mujer,  contar con otra mujer en tu equipo te hace toda la diferencia. Y lamentablemente no hay tantas.

Aunque la cuestión no está en lamentar que hay pocas mujeres en la industria, sino en que nos unamos y sirvamos de referentes para futuras generaciones, que están buscando esos referentes. Y conseguir que haya niñas que quieran ser técnicos de sonido, managers, que quieran ser tour manager,… que parece que son trabajos de hombre, aunque parezca un comentario del siglo pasado.

Desde dentro, desde mi experiencia,  he tenido que enfrentar situaciones muy absurdas, tanto en salas como en reuniones.  Yo me centro en no dejarme hundir por estas realidades, pero no negarlas, sino enfrentarlas. Demostrar que yo soy una mujer que estoy llevando a cabo mi proyecto sin tener que pedirle opinión a ningún hombre. Hay que hacer eso y sobre todo hacer una piña entre las creadoras que estamos en el negocio. Aun así creo que es una época buena en la música y será mejor si lo vemos así.

 

P: Vuelves a Valladolid. ¿Cómo te recibe el público vallisoletano? A veces nos califican como un público frío.

R: Yo tengo muchas ganas. Además es el primer concierto que voy a tocar con mi banda este año, después del fin de gira, y tengo un montón de ganas. Tenemos muchas ganas los tres.  Supongo que lo de fríos es un sambenito que os han colgado, que la gente es muy de etiquetas. A mí siempre me han tratado estupendamente y esta vez seguro que no va a ser menos. Tengo ganas de pasar una noche estupenda y que nos olvidemos un poco de tanto coronavirus y de las preocupaciones que tenemos.

Noticias relacionadas