Capturados nueve mastines peligrosos que sembraban el pánico en Regumiel de la Sierra

Seis ejemplares tuvieron que ser anestesiados, debido a su tamaño, mayor agresividad y resistencia a su traslado, para evitar riesgos en las personas y lesiones en los animales.

La Guardia Civil, el Ayuntamiento de Regumiel de la Sierra y el servicio provincial de recogida de animales han intervenido y retirado nueve mastines peligrosos que "campaban" por la calle libremente sin control de sus dueños y habían protagonizado incidentes con los vecinos, a los que incluso habían atacado.

Los hechos se venían sucediendo desde meses atrás, con varios incidentes y ataques de los perros a vecinos y ciudadanos en este municipio de La Demanda; algunos acabaron en mordedura y otros "sólo" en un susto, como un episodio en el que se vió implicado un menor cuando uno de los perros se abalanzó sobre él, aunque pudo evitar el ataque y resultó indemne, han informado a Europa Press fuentes de la Guardia Civil.

Las pesquisas practicadas sacaban a la luz varias denuncias y numerosas quejas vecinales y escritos dirigidos a las administraciones, no solo por el miedo existente entre la vecindad por el peligro y la actitud diaria de los perros, también por el malestar debido a la desinhibición de los dueños ante el comportamiento de los perros y las deposiciones en las calles.

En las distintas comparecencias en el lugar de los hechos motivadas por las denuncias, se comprobó la presencia de hasta nueve mastines sueltos en la vía pública, sin control, vigilancia ni persona a su cargo, muy territoriales y agresivos si bien aparentemente sanos y bien alimentados.

Durante la pasada semana, como resultado de la apertura de un expediente de confiscación de los animales, con la presencia en el lugar de varias patrullas de Seprona y Seguridad Ciudadana, un veterinario del servicio de recogida de animales adjudicado por la Diputación Provincial y personal de la propia Corporación municipal se inició la recogida e intervención de los nueve perros.

CAPTURAS

Fueron capturados en varias fases, ya que algunos animales más huidizos y desconfiados que el resto consiguieron escapar, por lo que fue necesario asistir en días sucesivos.

Seis ejemplares tuvieron que ser anestesiados, debido a su tamaño, mayor agresividad y resistencia a su traslado, para evitar riesgos en las personas y lesiones en los animales.

Únicamente una hembra estaba en posesión del microchip y el resto carecía de él y de las preceptivas vacunas y cartillas sanitarias, por lo que las deficiencias observadas han sido puestas en conocimiento del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y se han observado once infracciones en materia de animales de compañía.

La Guardia Civil ha remarcado la importancia de denunciar estos hechos y pone a su disposición el número de teléfono 062 o utilizar el servicio de alertas app alertcops y ha recordado que cualquier información que se desee facilitar o colaboración en el ámbito de la seguridad ciudadana, vial o medio ambiental es tratada de manera discreta y anónima.

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: