“Cada vez que un vecino de Pesquera con Covid salía de casa, los vecinos le señalaban con el dedo”

Pesquera de Duero, en Valladolid.

El alcalde, José Luis Martínez, asegura que el recién concluido confinamiento ha durado “tres semanas, no dos” debido a la mala gestión jurídica de la Junta

Han sido dos semanas de encierro, pero prácticamente como si hubieran sido tres. Las conclusiones que se extraen en el pequeño pueblo de Pesquera de Duero, de algo más de 400 habitantes, después de haber concluido el confinamiento impuesto por la Junta son claras; al final han sido veintiún días en vez de catorce, después de que el juez echara para atrás el encierro inicialmente para, unos días, después dar por fin el visto bueno.

 

“Por regla general la gente de la calle ha salido bastante bien, no ha habido problemas”, comienza el alcalde, José Luis Martínez Lubiano. “Pero los negocios de casas rurales, enoturismo, restaurantes… Han terminado un poquitín cansados, porque no han sido catorce días como han dicho, entre pitos y flautas el pueblo ha estado paralizado veintiún días. La gente no se arrimaba por aquí”, explica a TRIBUNA.

 

“Te puedes imaginar, los negocios no podían hacer reservas porque la gente no podía venir aquí. Si hay dos casas rurales, un hotel rural y otra casa que también alquila, han tenido que cerrar todos. Y las bodegas que viven del enoturismo sin ni una sola visita”. Efectivamente, han sido casi tres semanas en las que nadie podía entrar ni salir de Pesquera, algo que ha matado a estos pequeños negocios que dependen en el día a día de la gente de fuera.

 

Eso sí, al menos Martínez Lubiano se muestra orgulloso de la respuesta de la gente y de su responsabilidad durante este segundo confinamiento. “En un pueblo pequeño es más fácil atajar una pandemia que en una capital grande. En el momento en el que alguien daba positivo, todo el mundo sabía quién era y esa persona no salía de casa. Si se le ocurría hacerlo, enseguida se le recriminaba y se le señalaba con el dedo”.

 

Según el primer edil durante este periodo se ha pasado “de cuarenta positivos a solo dos, y estos terminarán esta misma semana”. “Creo que la gente en general no lo ha pasado demasiado mal, la gente del pueblo, porque fue peor en marzo y abril cuando no podías ni salir. Ahora el que quería ir a tomar un vino podía. Y se podía pasear, pese a que yo no lo entendiera demasiado bien, pero así nos lo trasladaron y así lo hemos hecho”.

 

NEGOCIOS CERRADOS

Por la parte que toca a los negocios, la mayoría se han visto abocados al cierre este periodo. Situación que ha tenido que afrontar Fernando Díez con ‘La Posada de Pesquera’.  “Nuestro gran porcentaje de clientela es de fuera y al no poder venir tuvimos que cerrar. Ha sido una marcha atrás, con todo lo que habíamos ganado desde que estuvimos cerrados habíamos conseguido recuperarnos, pero ahora ha sido volver atrás”. Según el hostelero habrá que “volver a empezar” y hasta que vuelva a haber confianza “se va a tardar un tiempo”.

 

Porque Díez tuvo claro en todo momento que su bar, restaurante y hospedería cerraba para evitar contratiempos, pese a que hubiera podido mantenerlo activo. “Estando el tema como estaba prefería dejarme de líos, cerrar y estar tranquilo. De momento no he planteado cerrar del todo, pero depende de cómo evolucione. Si volvemos a otro confinamiento hasta empezaremos a plantearlo”. Pesquera deberá recuperar ahora el ritmo perdido durante estas semanas.

Comentarios

Positivo 07/10/2020 07:33 #1
Pues qué bien. TOdo el mundo sabe que somos positivos, en covid u otra enfermedad.... Todo el mundo nos señala con el dedo... ¡Qué miedo!

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: