Burrieza pregona "la Semana Santa de los Pasos de Dios, un evangelio en madera" en Valladolid
Cyl dots mini

Burrieza pregona "la Semana Santa de los Pasos de Dios, un evangelio en madera" en Valladolid

El vallisoletano ha sido el encargado de escribir el primer capítulo de una Semana Santa que volverá a lucir las calles de la capital tras la pandemia

La Semana Santa de Valladolid está a la vuelta de la esquina y la capital se prepara para disfrutar de una celebración que no brilla desde 2019, uno de los aspectos que ha destacado Javier Burrieza Sánchez, profesor de Historia Moderna de la Universidad de Valladolid, que ha sido el encargado de pregonar la “Semana Santa de los Pasos de Dios”.  “He decidido escribir para ti, estimado ciudadano, un relato ordenado, a fin de que conozcas bien la solidez de lo que te dispones a vivir, a celebrar, a hacer todavía más grande con la solemnidad acostumbrada, tras dos años de penosa ausencia de nuestras calles a causa de la trágica pandemia”, afirma.

 

Esas han sido sus primeras palabras de su discurso. Sin embargo, el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, le ha presentado minutos antes: “El Pregón va a ser pronunciado por una persona que conoce a la Semana Santa a fondo y que la vive con especial intensidad. Es vallisoletano y está orgulloso de ello y, sin duda, es uno de los mejores conocedores de la Semana Santa de la ciudad. Estoy plenamente convencido que nos va a encandilar con su discurso en el que transmitirá la pasión con la que vive la Semana Santa”.

 

ANIVERSARIO DE LA JUNTA DE COFRADÍAS

 

El vallisoletano Burrieza, en la primera parte del Pregón, ha dedicado unas palabras a los 75 años que ha cumplido la Junta de Cofradías de Semana Santa de Valladolid: “Tengo el honor de recordarte que vivimos en tiempo de gracia porque en este año del Señor de 2022 recordamos los setenta y cinco años cumplidos de la existencia, bajo diferentes denominaciones y reglamentos, de la Junta de Cofradías de Semana Santa; presidida primero por los alcaldes de la ciudad hasta que en los días de gobierno de Tomás Rodríguez Bolaños en 1992, y en virtud de la aprobación del arzobispo, monseñor Delicado Baeza, la presidencia empezó a ser elegida por las propias cofradías en las personas de Ángel Tesedo, José María Fernández Ronda, José Miguel Román, Felipe Esteban e Isaías Martínez Iglesias, presidente que la encabeza”.

 

LAS COFRADÍAS

 

Además, el acto, desarrollado en la Catedral de Valladolid como venía siendo habitual, ha estado representado por las 20 cofradías, de las que Burrieza no se ha olvidado: “Como católico valoro profundamente a las cofradías, un medio privilegiado aunque no único, de transmitir la fe con naturalidad a nuestros hijos. Así lo he podido realizar con la ayuda de mi mujer, una reivindicativa salmantina rodeada de cofrades vallisoletanos. Es importante la apertura de miras y sentimientos, pues el conjunto de las cofradías se encuentra en la misma orilla de la tradición sin que importe el siglo de la fundación”.

 

PUNTO DE VISTA “PARTICULAR”

 

El pregonero, mediante anécdotas e historias relacionadas con la Semana Santa y vividas con su familia, no ha dejado pasar la ocasión de poner en valor la labor de los medios de comunicación incidiendo en su visión “particular” como historiador. “Semana Santa que no se puede convertir en el paño que, encerrado en un arca, se pretende vender; liturgia que debe ser comunicada, narrada y transmitida. Mi profesión de historiador me ha ayudado a tener una vivencia particular, desde la investigación, de esta celebración, en tantos tiempos solitarios de archivos; en la elaboración de muchas páginas con la única compañía de las marchas procesionales que sonaban mientras yo escribía”.

 

LAS DIFERENTES PROCESIONES PARA PONER FIN AL PREGÓN

 

Para terminar y haciendo un repaso por los diferentes pasos y procesiones, Burrieza, emocionado, ha presumido y recordado a los vallisoletanos la Semana Santa que podrán sentir, tras dos años sin hacerlo, por las calles de Valladolid. “Se celebrarán treinta y ocho procesiones que partirán de sus respectivas iglesias penitenciales, conventos, templos parroquiales y conventuales, siendo pronunciado el Sermón de las Siete Palabras en la Plaza Mayor por el señor arzobispo emérito de Zaragoza, convenientemente encargado según comisión y habitual costumbre. Dios les guarde y bendiga como así lo deseo”, ha concluido.

Comentarios

NB 05/04/2022 02:13 #4
Señor/a #3: no se debería tratar de ridiculizar la opinión de los demás. Con todo, si el orgullo le impulsa a hacerlo, debe antes de asegurarse de no hacer el ridículo. Las cofradías tuvieron una relación tangencial con los autos de fe de la Inquisición. Eran instituciones diferentes, y distintas eran también sus funciones en un acto al que, por cierto, asistían incluso representantes de la Universidad y del Concejo. En cuanto al acto de fe, la labor de las cofradías solía consistir en auxiliar al hereje, antes y después de la ejecución de la condena. Volviendo al tema, con mi opinión me refería, estrictamente, a la pérdida de las señas de identidad de las procesiones vallisoletanas y de sus cofradías: el rigor, el silencio, la hermandad DISCRETA entre los miembros de la cofradía, el sacrificio personal... y una estética muy concreta, desarrollada entre los siglos XVI y XVIII y recuperada en el siglo XX con bastante acierto. Lo de ahora será muchas cosas, pero es innegable que es cada vez menos de lo que hizo famosa a esa expresión cultural propiamente vallisoletana. A nivel turístico, es obvio que "se vende" mejor una procesión de estilo andaluz que una de corte castellano. Pero también es verdad que, si lo que uno quiere es ver una procesión andaluza, va a disfrutarla más a 25 grados en Sevilla o Málaga que en Valladolid, con lo que... para qué va a ir a Valladolid?
para NB 03/04/2022 19:17 #3
¡Pues claro!, la semana santa es un “producto” de consumo, pero desde hace mucho tiempo. ¡Donde esté un buen Auto de Fe...!
NB 02/04/2022 15:50 #2
Pues yo a la semana santa de Valladolid la veo cada vez menos castellana y más andaluza, más barroca en el sentido de espectacularidad, pero no de religiosidad... Las tradiciones cambian, pero dudo que la semana santa sea ya una tradición per se, salvo para unos pocos. Para la inmensa mayoría es un recurso turístico vaciado de contenido, donde solo se prima la cantidad y el espectáculo... y no siempre de calidad, la verdad. Hoy en día se sacan pasos de nueva factura y dudoso gusto, que empañan a los históricos... Cada vez más figuras (no siempre buenas), más andas doradas, más bandas engalanadas, más comitivas de autoridades, más actos solemnes en las calles del centro... Pero esa espectacularidad es un evidente síntoma de su simplificación a producto de mercado, y de su evidente desconexión con sus raíces. Una pena.
Conde Ansúrez 02/04/2022 08:29 #1
Ha sido sencillamente ESPECTACULAR ¡ENHORABUENA!

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: