Buena defensa bien vale un empate

LALIGA

El Real Valladolid en bloque realizó una labor defensiva certera, lo que posibilitó que a pesar del claro dominio del Girona se mantuviera el 0-0 para sumar el primer punto.

GIRONA: Bounou, Bernardo, Muniesa, Juanpe, Porro; García, Timor, Granell; Stuani, Portu, Borja. También jugaron Lozano, Pere Pons, Roberts.

 

REAL VALLADOLID: Masip, Moyano, Kiko Olivas, Calero, Nacho; Anuar, Borja, Toni, Keko; Alcaraz, Chris Ramos.  También jugaron Óscar Plano, Daniele Verde, Míchel.

 

ÁRBITRO: Cuadra Fernández. Mostró amarilla al visitante Alcaraz y el local Granell.

 

INCIDENCIAS: partido inaugural de la temporada 2018-19 en Primera División. 10.368 espectadores.

El Real Valladolid comienza su vuelta a Primera División con un valioso punto en Montilivi, frente a un Girona dominante pero que no pudo superar a la bien plantada zaga blanquivioleta. Fueron mejores los locales, es innegable, y sobre todo en la segunda mitad su dominio fue asfixiante. Pero el equipo de Sergio González aguantó su portería a cero.


Desde el inicio los de Eusebio se hicieron protagonistas. Tuvo el balón, pero no lograba llegar con peligro...salvo una falta lateral que se envenenó pero que Masip, con buenos reflejos, desvió a córner. Antes de eso un cabezazo de Stuani completó el bagaje ofensivo de los catalanes.

 

Con el paso de los minutos se vio al mejor Real Valladolid que, sin alardes, logró salir de la presión local e hizo que el balón se jugase muy lejos de su portería, en campo contrario. Tampoco generó peligro, pero al menos aseguró no encajar. Toni Villa fue el más desequilibrante de los pucelanos, y Rubén Alcaraz quien hizo el primer disparo a puerta, lejano y fácil para Bounou, en el minuto 27.

 

No obstante el Girona no tardó en volver a mandar. Borja García desde lejos, con un disparo duro, estuvo cerca de encontrar premio. Esa fue la última destacable antes de llegar al descanso.

 

Una buena jugada individual de Toni Villa nada más arrancar la segunda parte, que estropeó con un mal centro, fue todo lo que aportó ofensivamente el Real Valladolid en esta mitad. Apretó el Girona, que tuvo una de las más claras en el 66 con un disparo de Stuani que se marchó cruzado. De nuevo el uruguayo, de cabeza en el 72, puso en aprietos la estabilidad del marcador pero su remate se perdió por arriba.

 

El monólogo era blanquirrojo, pero el compromiso defensivo de todos los jugadores blanquivioletas (entre ellos Keko, y Daniele Verde cuando entró al campo, desde los extremos) sujetaban al equipo. Y así, con el paso de los minutos, y con un juego sin brillo en ambos conjuntos -muy propio de esta fecha, con las plantillas incompletas y con poco rodaje-, el Real Valladolid logró su primer punto de la temporada. Mucho que mejorar; pero, al menos, el resultado ha acompañado en el debut.

Noticias relacionadas