Buen toreo y mucho famoseo en un festejo para el recuerdo

El cuatro de septiembre estaba marcado en rojo en el calendario de taurinos, aficionados y de todo aquel que se quisiera dejar ver por el Coso de zorrilla. Porque la tarde prometía buen toreo en el ruedo y gran ambiente en los tendidos, con famoseo incluido.

 

Muy puntuales a la cita fueron el Premio Nobel, Mario Vargas Llosa, acompañado de su pareja Isabel Presley que se acomodaban en una barrera del ocho. Cuando en los tendidos ya no cabía un alfiler, la plaza estalló en un sonoro aplauso para recibir a la infanta Elena, con brazo escayolado tras su percance ecuestre, acompañado de su hija Victoria Federica, como ella muy aficionada a los toros.

 

Prácticamente una fila detrás, la viuda del homenajeado Víctor Barrio, Raquel Sanz que recogía la montera de casi todos los que hicieron el paseíllo. No faltaron caras conocidas de la farándula y el toreo como Carmen Martínez Bordiu, Shamanta Vallejo, Bernard Schuster, Vicente Ruiz El Soro, Eduardo Gallo, David Luguillano, Leandro, Diego Urdiales, Saúl Jiménez Fortes, Palomo Linares, Roberto Domínguez o Fermín Bohorquez.

 

Políticos como la ministra de Agricultura en Funciones, Isabel García Tejerina, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, la delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro, el presidente del Senado, Pío García Escudero, junto al anterior alcalde, Léon de la Riva, o el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, estuvieron presentes en el festejo, al igual que infinidad de caras conocidas que se sumaron a esas diez mil almas que disfrutaron de una tarde para la historia.