Bisutería y quincalla; el tiro de la Nati y Nicasio en Tordesillas
Tribuna mini Saltar publicidad
800x800 file
Cyl dots mini
Poste izquierdo file

Bisutería y quincalla; el tiro de la Nati y Nicasio en Tordesillas

Ambos alegraban las fiestas de los pueblos de la provincia en un recorrido habitual llevando sus carabinas de perdigones para lograr el premio tras un disparo certero. Esta es su historia.

No hace mucho tiempo, escribí una nota sobre las “cadenas” de Tordesillas que se ponían en el Corro de Santa María para entretenimiento y deleite de la chiquillada, como noria giratoria de vértigo, risa y velocidad, hoy lo completo con la caseta del conocido tiro de Nati y Nica.

 

Ella y su marido Nicasio Luengo alegraban las fiestas de los pueblos de la provincia en un recorrido habitual llevando sus carabinas de perdigones para lograr el premio tras un disparo certero. Esta familia de ambulante quincalla y colorines llevó alegría inolvidable a los pueblos en fiesta. Sufrieron sus contrariedades y desperfectos, siempre aceptados con buen humor y una sonrisa como el acaecido un San Roque en Rueda cuando un tormentón produjo una avenida de agua que arrastró pirulís y caramelos, enseres y puesto, dejándoles en carnuzas o a culo pajarero como me contaba Nati.

 

Nati fue la inseparable amiga de Feliciana que, una vez jubiladas, hicieron del fútbol local un espectáculo sin parangón y risa, seguidoras de domingo y bufanda del club Atleti Tordesillas del que Nica llegó a ser utillero masajista en el viejo campo de la Vega.

 

En la foto del grupo Ayer y Hoy el "salón de tiro" atracciones de los Hermanos Luengo con Nati y Nica atendiendo a los clientes y amigos.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario:

Poste derecho file